CIUDAD DE MÉXICO.- Con el derecho de audiencia que recibió Florian Tudor, presunto líder de mafia rumana, habría que abundar en el detalle de la red de vínculos que éste puede tener con altos funcionarios del Gobierno Federal, señaló Marcela Gómez Zalce, columnista de El Universal.

Comentó que sorprende que se haya convencido a Andrés Manuel López Obrador de instruir que se le recibiera, en medio de las serias acusaciones en su contra.

También te puede interesar: Elecciones en el estado ponen en aprietos las finanzas públicas

Destacó que hay demasiadas dudas alrededor del rumano que desarrolla una narrativa mediática que encaja en la percepción ciudadana sobre abusos cometidos por la autoridad.

“Uno de los hilos de esta madeja está en Cancún y Tulum, epicentros de violencia, ejecuciones, corrupción y colusión entre autoridades omisas y sumisas”, denunció.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

Investigación contra Florian Tudor

Recordó que en febrero el FBI y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) le congelaron cuentas sospechosas por millonarias transferencias nacionales e internacionales.

Informó que Florian Tudor es acusado de ser la cabeza de una presunta mafia rumana que opera esencialmente en Quintana Roo.

Es investigado por el robo de unos mil 200 millones de dólares, en los últimos cinco años, a través del saqueo especializado de cajeros automáticos.

También te interesa: Te decimos cuáles son tus derechos si contratas un servicio funerario

“La señal que envía el Gobierno de México con el trato al rumano se suma al rosario de tropiezos donde criminales humillan a las fuerzas armadas, salen librados de órdenes de aprehensión y arrodillan al Estado en ciertos territorios”, reclamó Gómez Zalce.

Banner Google News

Déjanos tus comentarios