Así vive una madre que pide apoyo para su hijo en silla de ruedas

- Advertisement -

David Acosta | R360

CHETUMAL, QRoo.- José Gerardo es el vivo ejemplo del esfuerzo y sacrificio de lo que una madre tiene que hacer para darle los cuidados necesarios, ante la carencia de guarderías y espacios de atención para niños y jóvenes con discapacidad. Las personas que nacen en estas condiciones y no se pueden valer por sí mismas, están destinadas a depender al cien por ciento de su madre.

Ayer, miércoles, antes de las 11 de la mañana, Virginia Cervantes Jiménez acudió al Congreso del Estado, nerviosa y desesperada. Como varias personas, se presentan en las oficinas de la Casa del Pueblo para solicitar apoyo urgente.

- Advertisement -

También te puede interesar: Conoce todo sobre las Tandas para el Bienestar

Su hijo, José Gerardo, de 23 años, a quien llevó en una silla de ruedas, durante el tiempo que tiene de vida ha dependido de ella; su madre, por amor, se responsabilizó de él sin importar las oportunidades laborales que dejó en el camino, ante la falta de un lugar que pudiera ofrecerle los cuidados indispensables.

Doña Virginia dice que tuvo que hacerse cargo al 100 por ciento de su hijo desde hace 19 años que se separó de su esposo. Desde entonces ha tenido que buscar trabajos que pueda realizar en su casa o que no le obliguen alejarse de su hijo por prolongados lapsos de tiempo.

- Advertisement -

La necesidad inmediata para su hijo son pañales, ya que no controla sus necesidades fisiológicas y los utiliza a diario.

Le recomendaron acudir con el diputado Roberto Erales, que corresponde a su distrito, pues vive en el fraccionamiento Caribe. Sin embargo el legislador le prometió atenderla y ayudarla después de la sesión del jueves, pactada a las 11:00 horas, por lo que se quedó esperando más de dos horas a que concluyera los trabajos en el pleno.

De Erales Jiménez no supo nada más hasta que un asistente de él llegó y le dijo que regresara otro día.

- Advertisement -

Sin embargo no desistió en su objetivo de salir con alguna ayuda, pues para ello están los legisladores y en el caso de Erales Jiménez solo se expresó con un “no me gusta andar de encajosa”.

Fueron los asistentes de la diputada Judith Rodríguez quienes entraron al quite y después de tanto papeleo le entregaron solo una caja de pañales, que le alcanzará para unos cuantos días.

“Me pidieron hasta mi Registro Federal de Contribuyentes; soy una persona humilde, al rato me van a pedir mi acta de defunción antes que me muera”, dijo doña Virginia.

Lamentó que hasta el momento ninguna autoridad se haya preocupado por crear guarderías o espacios donde atiendan a niños y jóvenes con discapacidad, para que las madres puedan trabajar y llevar el sustento a su casa. Ante la carencia de estos lugares, las mamás de condiciones humildes se ven en la necesidad de buscar o pedir apoyo, pues los cuidados que requieren los hijos ocupan casi el cien por ciento del tiempo.

“El gobierno desde arriba hasta aquí donde estamos nunca ha pensado en esta posibilidad de que exista un espacio para ellos, como lo hay para las mamás trabajadoras que tienen hijos sin ninguna discapacidad”

Dice que no le queda más que seguir tocando puertas, pues hoy en día se dedica a realizar algunos trabajos de costura, pero la vida es cara y no le alcanza, más por su hijo que tiene otras necesidades importantes.

Por el momento solo cuenta con algunos apoyos que tiene que estar pidiendo en algunas instituciones y por fortuna su hijo tiene seguro social, pero requiere de otros insumos para sus cuidados, uno de ellos son los pañales.

Dijo que cuenta con otros hijos, pero José Gerardo fue el único que nació en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y que sus condiciones fueron producto de una negligencia médica. Los demás nacieron con ayuda de parteras.

La madre comentó que se las ingenia para sus cuidados, pues su hijo depende de ella para comer, para bañarse, para cambiarse y moverse, y por el momento no tiene otra opción.

“Quisiera que me puedan dar una ayuda permanente, pues ello ayudaría en gran medida a mejorar el nivel de vida de mi hijo”.

Para cualquier apoyo que le puedan dar, Virginia puede ser localizada en la calle Antigua, Lote 10, Manzana 89, con Nicolás Bravo, o al celular 983 1050412.

Déjanos tus comentarios

- Advertisement -

Quizá te pueda interesar

Síguenos

4,785FansMe gusta
14SuscriptoresSuscribirte

Lo más leído

Empresarias de Cancún suman fuerzas con el gobierno municipal

Las mujeres empresarias agradecieron el apoyo por parte del gobierno municipal para su desarrollo

Llegan más vacunas para médicos de Quintana Roo y adultos de Cozumel

Un avión militar llega con un cargamento de vacunas de Pfizer para personal médico; transportó vacunas para adultos mayores de Cozumel.

Feministas prevén liberar el Congreso del Estado

La Red Feminista de Quintana Roo solicita al menos una fecha que garantice la votación de la iniciativa para despenalizar el aborto y así desalojar el Congreso.
Déjanos tus comentarios
A %d blogueros les gusta esto: