CHETUMAL, QR.- Las cosas al interior de la administración estatal se están saliendo de control. En el desorden, los últimos en ser nombrados en áreas estratégicas en el equipo del gobernador Carlos Joaquín ya quieren abandonar el barco, como el caso del coordinador general de Comunicación, Fernando Mora Guillén.

De acuerdo con las propias palabras de Mora Guillén, no está dispuesto a comprometer su prestigio por culpa del mal gobierno del ex alcalde de Solidaridad.

También te interesa: Suma más de 24 horas cierre carretero en José María Morelos

Según los enterados, éste se encuentra más que decepcionado con el actuar de Carlos Joaquín, de quien dice no ha cumplido con lo que le ofreció cuando le pidió que viniera de la Ciudad de México a hacerse cargo de la maltrecha Coordinación General de Comunicación (CGC).

Esta área la comenzaron a destruir Felipe Ornelas, Haidé Serrano y Carlos Orvañanos Rea, quienes cargan con parte de la culpa de la penosa imagen de “gobernador del cambio” y de la que poco o nada se podrá hacer.

Millonario presupuesto

A pesar de que, entre los cuatro, si es que no hay un quinto, serán los responsables del manejo de más de 850 millones de pesos de presupuesto de la CGC, durante el presente sexenio, destinados única y exclusivamente a la imagen del mandatario estatal.

Ante el escenario desolador que Mora Guillén encontró en el manejo de los medios de comunicación, pidió a su jefe hacer cambios sustanciales en el destino de los millones de pesos que se reparten mes con mes en las diferentes empresas del ramo, y de lo cual no se ven resultados.

La imagen de Carlos Joaquín va de mal en peor, la gente de Quintana Roo piensa que hasta Roberto Borge ha sido mejor gobernador, y eso ya es decir mucho.

El caso es que Mora Guillén pidió autorización para meter mano en los convenios millonarios que se tienen y que no contribuyen en nada en la imagen del gobierno. Al principio Carlos Joaquín González dio luz verde, pero una vez en el cargo no le permitió mover ni un solo convenio con vistas al Quinto Informe, mismo que pasó con más pena que gloria.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

Al mandatario se le observó en su penúltimo informe cansado, repetitivo, con un enorme desconocimiento del estado, repitiendo frases que sus asesores de la Ciudad de México le han hecho creer que están arraigadas en los quintanarroenses, como la palabra “paraíso”, que según ellos representa mucho para los habitantes de la entidad, lo cual no tiene sustento más que en sus creencias.

Convenios

El control de los convenios está en manos de la titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Yohanet Torres Muñoz.

Mientras tanto, Mora Guillén es influenciado por gente que desconoce la entidad, él mismo viene arribando de la Ciudad de México. No pudo implementar sus estrategias, sobre todo de reorientar recursos en los convenios publicitarios. Su intención era pagar a medios con mayor influencia que los tradicionales que por años han hablado bien de cualquier gobernador, pero que carecen de credibilidad e impacto real.

Tomando en cuenta la situación, el coordinador general de Comunicación ya se fijó un plazo de seis meses para “pintarse de colores”.

Asegura que tiene un prestigio que le ha costado mucho como para exponerlo por culpa de Carlos Joaquín González, a quien sus compromisos no le permiten tomar decisiones para mejorar su imagen que cada día está peor.

Como Mora Guillén, otros ya quieren abandonar el barco antes de que sea demasiado tarde, no sin antes terminar de saquear al estado.

Payo Obispo

Este 30 de septiembre toma posesión la morenista Yensunni Martínez Hernández, quien al parecer se sacó la rifa del tigre, toda vez que su antecesor Otoniel Segovia Martínez dejó al ayuntamiento en la peor crisis de los últimos 30 años, en un abandono que podría sorprender incluso a los habitantes de Chernobyl.

En su ceguera política, porque no se le puede llamar de otra forma, el aún edil othonense ya amenazó con buscar la diputación local por el Distrito local XV; no hay peor ciego que el que no quiere ver, reza el refrán popular.

También te interesa: Envía renuncia magistrado “patito” propuesto por Carlos Joaquín

Martínez Hernández, presidenta municipal electa, tiene ante sí un gran reto, para demostrar su capacidad y compromiso con los habitantes del municipio capitalino, uno de los que concentra la mayor cantidad de votos que se emiten en los procesos electorales.

Google News

Déjanos tus comentarios