¡Hola! Esta semana les hablaré de algunos beneficios de coleccionar videojuegos, dejando a un lado lo más obvio: es nuestro pasatiempo favorito. Los beneficios de los que hablaré son basados en mi experiencia personal.

El primero de ellos, es quizá, el más lógico de todos: los videojuegos son una forma de invertir e incluso, de ahorrar. Invertir es algo que hacemos muchos coleccionistas para financiar nuestra propia colección. Nada como encontrar videojuegos a precios accesibles y venderlos a un precio justo, para obtener ganancias y con ello, sustentar nuestros gustos.

También te puede interesar: Retrocollector: Métodos para hacer inventario de tu colección de videojuegos

Ahora, te preguntarás… ¿se puede ahorrar con videojuegos?, la respuesta es ¡por supuesto! Digamos que inviertes en… $5,000, hoy. En un año o dos, esa cifra en videojuegos aumentarán su valor, dependiendo de varios factores:

  • Si son videojuegos raros o poco comunes
  • Si son videojuegos nuevos y sellados
  • Si son videojuegos de edición especial, edición limitada o edición de coleccionista
  • Si son videojuegos de consolas “muy coleccionables”, como PS1 o la mayoría de las consolas de Nintendo

El segundo de los beneficios de coleccionar es otro que yo no esperaba: hacer grandes amigos. Al insertarme en el mundo del coleccionismo de videojuegos, jamás pensé en hacer buenos amigos, que comparten el mismo pasatiempo que yo, con los cuales puedo hacer negocios y lo mejor de todo: no necesariamente residen en la misma ciudad que yo.

Sorpresas de los beneficios de coleccionar videojuegos

Particularmente, a uno de ellos tuve la oportunidad de conocerlo recientemente en persona, después de varios años de platicar virtualmente y ha sido una experiencia bastante grata… ¡hoy es de mis mejores amigos!

Otro beneficio inesperado es que coleccionar videojuegos te pone en forma, dependiendo del caso. ¿Exageración? No necesariamente. En mi caso, buscar videojuegos implica caminar bastantes kilómetros por semana, no es tarea fácil y muchas veces termino bastante cansado, pero definitivamente, vale mucho la pena.

Siguiendo con los beneficios, en mi caso, coleccionar videojuegos me ha llevado a otras ciudades y pueblos que nunca antes pensé conocer y debido a este pasatiempo, cada que salgo de mi ciudad, es actividad obligada “cazar” juegos a donde quiera que vaya.

En resumen, para nosotros, los coleccionistas de videojuegos, coleccionar es más que un pasatiempo, es un estilo de vida que tiene muchos beneficios, y hay otros más que estoy descubriendo y en un futuro también les hablaré de más beneficios de coleccionar.

¡Hasta la próxima!

Déjanos tus comentarios