CHETUMAL, QR.- Setenta organizaciones de cinco municipios de Quintana Roo y Campeche crearon una coalición para buscar la sustentabilidad de la laguna de Bacalar.

La intención es cuidar, proteger y revertir daños ecológicos, en sintonía con un crecimiento ordenado, de acuerdo con Roberto Saldado Sangri, presidente del Consejo Comunitario de la Cuenca de la Laguna de Bacalar (Conclab).

También te puede interesar: Desarrollo inmobiliario, una nueva amenaza en la Laguna de Bacalar

Comentó que poco se ha hecho para definir los factores de contaminación en la cuenca hidrológica de Bacalar.

Mencionó que en esta coalición no se encuentran contempladas instituciones de investigación y autoridades de gobierno.

“Las autoridades y organismos ambientalistas promueven y opacan el desarrollo porque tienen información mediática que lastima mucho la economía del sur”, aseguró.

Abundó que es necesario que las organizaciones y la sociedad civil sean escuchadas, pero que también se les permita participar en los nuevos modelos de desarrollo del sur del estado.

Las 70 agrupaciones están conformadas por:

  • Ejidatarios
  • Empresarios
  • Productores forestales
  • Productores agropecuarios

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

La cuenca de la laguna de Bacalar abarca cinco municipios, tres de Quintana Roo y dos de Campeche:

  • Felipe Carrillo Puerto
  • Bacalar
  • Othón P. Blanco
  • Calakmul
  • Hopelchén

Hugo Galletti, director técnico de la Sociedad de Productores Forestales de la Zona Sur, destacó que por generaciones se ha protegido reservas forestales y unidades de vida silvestre.

“No hay necesidad de establecer Áreas Naturales Protegidas”, afirmó la investigadora María Luisa Villarreal Sonora.

“Llámense reservas, parques nacionales, santuarios, monumentos, o sitios Ramsar, siendo esto último lo que ahora pretenden imponer las autoridades ambientales del estado en la zona sur, coludidas con investigadores de la UNAM y Ecosur”, agregó.

Se firmó una carta compromiso para impulsar 16 acciones en caminadas al objetivo. Algunas de ellas son:

  • Unión de los participantes de la zona de la cuenca de Bacalar, sin la necesidad de establecer un Área Natural Protegida (ANP).
  • Colocar voluntariamente áreas destinadas voluntariamente a conservación. Ya suman 150 mil hectáreas.
  • Sumar a la conservación 600 mil hectáreas que los ejidos han delimitado como áreas forestales permanentes, para contrarrestar también al cambio climático.
  • Continuar con programas de manejo evaluados y autorizados por la Semarnat que abarcan más de 450 mil hectáreas.
  • Continuar con el impulso de sustentabilidad y el modelo adecuado de usos y costumbres, respetuoso del patrimonio biocultural.
  • Compromiso de mantener abierto y accesible el acceso a los paisajes, sitios de esparcimiento y naturales, con el respeto y cuidado necesario.
  • Respetar las actividades productivas de cada región, zona, comunidad, grupo o individuos, con el compromiso de acercar opciones sustentables y de Manejo Integral Comunitario del Territorio a lo a lo largo y ancho de la cuenca de Bacalar.
  • Crear cuerpos técnicos de apoyo comunitario, para promover la ciencia ciudadana y priorizando el conocimiento local como base de toda investigación, modelo de trabajo, tecnología y desarrollo de políticas públicas.
  • Rechazo de otorgar el control del cuerpo de agua a los actores de la “triada ambientalista neoliberal”, constituida por dependencias ambientales, organizaciones no gubernamentales y grupos académicos ajenos a la participación social.
  • Tampoco se acepta que la cuenca caiga en manos de intereses privados que excluyan a la población local.

También te interesa: Reclaman 70 ejidos del sur abandono de Carlos Joaquín

Bacalar2

Banner Google News

Déjanos tus comentarios