“Vivir en un mundo irreal, nos destruye como civilización”, señaló el doctor Rafael Pérez-Taylor de la UNAM, en el marco del Foro Nacional de Robo de Identidad denominado “Identidad y educación para la transformación digital”, el que tuve la fortuna de participar como ponente.

Durante el evento, diversos participantes argumentamos los pros y contras del mundo que hoy vivimos a través de una pantalla. Y en este sentido, pudimos escuchar diversas opiniones que remarcan el uso eficaz y el uso excesivo, o abuso en el uso del entorno digital en la academia, en la empresa y en la administración pública.

También te puede interesar: Opinión: El epistolario moderno

Si consideramos que quienes pertenecemos a la Generación X, pasamos de la Olivetti a conocer el sistema operativo MS2 y hoy en día transitamos entre apps, sabemos que somos una generación que se adaptó de forma rápida a los cambios tecnológicos de la humanidad.

Sin embargo, las generaciones subsecuentes probablemente no conciben su realidad sin poder tener a la mano la nube, o bien, no disfruten del olor y de la textura de un libro físico, dado que para ellos la pantalla es mas sencilla que el hojear y cargar una obra literaria en papel y pasta dura.

Por mi parte, abordé el tema de la evolución del derecho en materia de identidad e imagen, a través de las diversas sentencias de los Tribunales Colegiados y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que han llegado a reconocer incluso el uso indebido de la persona y de la propia dignidad humana en el entorno digital.

Abordamos el tema debido a que el fácil acceso de las personas a la era digital genera también la posibilidad de delinquir y atentar contra terceros en el mundo de lo intangible, equivalente a dejar un arma cargada al alcance de cualquier persona.

Los efectos de lo digital en la educación

La ponencia innovadora en algunos aspectos fue sin duda bien recibida, hasta que el doctor Rafael Pérez-Taylor hizo uso de la voz y nos arrebató de inmediato los dos minutos de fama que habíamos logrado cosechar en el Foro.

La apabullante intervención del doctor Pérez-Taylor fue sin duda una cátedra respecto del exceso de la digitalización de la realidad en la vida moderna derivada de la pandemia, en la que los estudiantes de medicina o gastronomía no experimentaron materialmente con cuerpos y síntomas o con la textura y los sabores, dado que las pantallas no lo permitían y sin embargo, se graduaron.

De igual manera, expresó la realidad laboral que nos dejó el “home office”, en el que la carga de trabajo sin duda aumentó, pero con menores costos de consumos de energía y telefonía para el patrón, trasladándose al trabajador que, aún en muchos casos, subsistió con un recorte de sueldos considerable.

“Los niveles de explotación aumentaron con el entorno digital, y en los mejores casos, con el mismo sueldo…”

Sin duda, son muchas las respuestas que obtuvimos en el foro “Identidad y educación para la transformación digital”, pero a raíz de lo expuesto por Pérez-Taylor, creo nos quedan más dudas aún por resolver en esta postmodernidad que nos alcanzó de pronto.


La opinión aquí expresada no representa el punto de vista de Ruptura 360, sin embargo, sí es una expresión de pluralidad de nuestro medio con la audiencia y nuestros colaboradores.

Google News

Déjanos tus comentarios