CANCÚN, QR.- La primera ecobanca construida con basura fue inaugurada el sábado pasado por la tarde, en el parque de la colonia Donceles.

El corte del listón simbólico de la placa estuvo a cargo de Dani Benítez, creadora del proyecto; el arquitecto Juan Carral, quien puso el molde y Priscila Zayas, publirrelacionista de la ecobanca.

También te puede interesar: Impulsa cancunense ecobanca de ecoladrillos en espacios públicos

Dani Benítez, al dirigir unas palabras a los asistentes, hizo referencia al “alma” de la ecobanca: los ecoladrillos, que son botellas rellenas de la basura que no se recibe en los reciclatones del municipio.

Recordó la forma en que inició con la elaboración de sus primeros ecoladrillos, en el trabajo, y cómo transmitió ese conocimientos a sus compañeros de trabajo, inspirada en el futuro de la ciudad.

Mencionó que una muestra de ver hacia adelante es el Parque Cancún, un lugar que fue la primera sascabera para construir las primeras casas de Cancún y después se convirtió en el primer relleno sanitario.

Como ese basurero estaba adjunto a la Laguna Nichupté, fue dañada con lixiviados; esa fue, dijo, la primera contaminación que generaron los primeros habitantes de Cancún.

Priscila, Dani y Juan Carral
Priscila Zayas, Dani Benítez y Juan Carral en el evento inaugural de la ecobanca. Foto: R360

Hola Donceles

Por su parte, Juan Carral, que forma parte del proyecto de recuperación de la colonia denominado Hola Donceles, reconoció el esfuerzo de Dani Benítez por los ecoladrilos, que son la materia prima de relleno para la ecobanca.

En el parque, no sólo se hizo una ecobanca, que es la que ahora tiene la placa que reconoce a sus patrocinadores, sino que se fabricó una segunda, que hoy forma parte del mobiliario del parque situado frente a a entrada del fraccionamiento Bahía Azul.

Juan Carral dijo que cada ecobanca tiene 35 ecoladrillos (con botellas de dos litros rellenas de basura), “lo cual ayudó a reducir la cantidad de cemento que se necesita (…) entonces podemos duplicar el número de bancas (…) y ocupamos estas piezas (los ecoladrillos) que sabemos que están ahí adentro, sin contaminar”.

Señaló que con estos ecoladrillos se puede pensar también en hacer muros o kioskos.

El puente para construir un sueño

Por último, Priscila Zayas reconoció que Dani Benítez le enseñó a ella y a sus amigas a reciclar y hacer algo con la basura y por Cancún.

De Juan Carral y su socio, indicó que con el proyecto Hola Donceles ha hecho de una comunidad un barrio que es de corazón, que se ocupan y preocupan para hacer algo en unión y pro de la sociedad.

Priscila fue el puente para que Dani Benítez conociera a Juan Carral.

La ecobanca es una idea que Dani Benítez reforzó con un diplomado en Comunicación Ambiental impartido por el Centro de Investigación para el Desarrollo Sustentable del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el cual le dio vida a Ecoliks.

Aunque en la placa conmemorativa colocada en la primera ecobanca indica que se construyó con 50 kilos de basura, Dani Benítez precisó que para ese tamaño fueron 35 ecoladrillos, con un peso de 600 gramos cada uno.

En este evento, también se presentó un video que mostró parte del proceso de fabricación de la ecobanca.

Google News

Déjanos tus comentarios