CANCÚN, QR.- En 2020, el año en que el Covid-19 tomó fuerza, el gobierno de Carlos Joaquín realizó mil 75 contratos públicos, de los que el 60 por ciento fue por adjudicación directa, es decir, 650.

La administración joaquinista licitó solamente el 22 por ciento, 239 contratos y por invitación, el 16 por ciento, 171 contratos gubernamentales. Un dos por ciento no se detalla en el informe.

También te puede interesar: Capital Política: Carlos Joaquín y el desprestigio de Fernando Mora

Esta información se desprende del estudio “Contratos de los Gobiernos Estatales. Censo Nacional de Gobiernos Estatales-INEGI”, realizada por TResearch.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) define la figura de la adjudicación directa como el “procedimiento que se realiza sin puesta en concurrencia y por ende sin que exista competencia, adjudicándose el contrato a un proveedor que ha sido preseleccionado para tales efectos por la dependencia o entidad”.

La SFP recomienda enfáticamente no utilizar el procedimiento de adjudicación directa, y preferir la licitación pública, porque es el procedimiento de contratación que garantiza como regla general la obtención de las mejores condiciones de contratación, en seguimiento de la política general de contrataciones públicas.

Las razones por las cuales se debe preferir la licitación pública o el procedimiento de invitación a cuando menos tres personas sobre la adjudicación directa, señala la SFP, son las siguientes:

  • Al no existir competencia en la adjudicación directa ni el Estado ni la Sociedad obtienen los beneficios que generalmente derivan de aquélla.
  • Salvo el caso de tratarse de los supuestos en que con la investigación de mercado se encuentra acreditado que sólo existe un contratista o un proveedor en el mercado (arts. 42 frac. I LOPSRM, 41 frac. I y VIII LAASSP), resulta más cuestionable la transparencia de selección del contratista o proveedor.

El monto de los contratos, revela TResearch en 2020 fue por dos mil 768 millones de pesos.

Con esa cantidad, Quintana Roo se ubicó en el lugar 15 de entre 31 estados a nivel nacional.

De los dos mil 768 millones de pesos, el 34 por ciento de ese monto se dio en adjudicación directa; el 9 por ciento, por invitación y el 56 por ciento, en licitación.

El monto promedio por contrato fue de dos millones 574 mil 424 pesos. En este rubro, Quintana Roo ocupa el lugar 20 de 31 entidades a nivel nacional.

Por estado, Quintana Roo ocupó el lugar 14 de 31 a nivel nacional en adjudicaciones directas; el 24, en licitaciones y el 18, por invitación.

Oaxaca no aparece en esta información, porque no proporcionó información a TResearch.

Google News

Déjanos tus comentarios