PLAYA DEL CARMEN, QR.- Pese a contar con una suspensión por parte de un juez federal, en las obras del tramo 5 sur del Tren Maya, ambientalistas denunciaron la reanudación de los trabajos en la zona.

A través de videos, desde el pasado 13 de julio, ambientalistas recorrieron un punto de las obras y encontraron maquinaria pesada en pleno desmonte de la selva.

También te puede interesar: Tren Maya: tramo 5 norte, un lustro para terminarlo para cien años de vida

Ante la evidencia, el colectivo Sélvame del Tren denunció que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) reactivó las obras del tramo 5 sur del Tren Maya, que va de Playa del Carmen a Tulum, en Quintana Roo, a pesar del amparo que concedió un juez federal en mayo para suspender los trabajos, señala el periódico La Jornada.

“Han reactivado las obras del tramo 5 del Tren Maya sin permisos y sin esperar la resolución de los jueces, violando de manera flagrante la ley y poniendo en riesgo a la Riviera Maya, a su gente, a su economía, si riqueza natural”, señaló en un comunicado difundido en redes sociales.

“El Gobierno de México, quien se supone debe cuidarnos y respetar la ley, está destruyendo nuestro patrimonio cultural y natural”, añadieron los activistas.

Pepe Tiburón, uno de los buzos que interpusieron el amparo que mantiene frenada la obra, en su cuenta de Twitter señala que “a pocos días de la audiencia que decidirá el destino del tramo 5, ustedes rompen la Ley (y muestra el desmonte del tramo 5 norte que inició el viernes pasado)”.

El juzgado primero de distrito de Yucatán otorgó, el pasado 30 de mayo, la suspensión definitiva, debido a la falta de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), “que debió obtenerse antes del inicio de las obras”.

Fonatur ingresó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) el 19 de mayo, la cual fue autorizada de “manera condicionada” el mes pasado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), pero el documento no se ha hecho público y se desconocen los términos para continuar con las obras. A la fecha, el juzgado federal no se ha pronunciado sobre esta resolución.

La autorización condicionada que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó al Tramo 5 sur del Tren Maya el 25 de junio, fija un plazo de tres meses para que Fonatur entregue información adicional, tanto de infraestructura asociada al proyecto como de estudios que debieron realizarse antes del inicio del desmonte de selva, señala el periódico El Economista.

El documento de más de 450 hojas refiere que el plazo de tres meses comenzó al día siguiente en que dicha autorización fue entregada al Fonatur, es decir, el 22 de junio de este año.

Con más de seis meses de avance de obra, Fonatur aún debe tramitar el cambio de uso de suelo para un total de 485 hectáreas de selva que ya están siendo afectadas por el proyecto federal.

Google News

Déjanos tus comentarios