CANCÚN, QR.- La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del tramo 5 norte del Tren Maya prevé que la obra se termine en cinco años y tenga una operación y mantenimiento de cien años. El objetivo del Gobierno de México es inaugurarlo en 2023.

El tramo 5 norte correrá de Cancún a Playa del Carmen y es uno de los dos más rentable de todo el megaproyecto (el otro es el tramo 5 sur, que correrá de Playa del Carmen a Tulum) que abarcará los estados de Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas. Tendrá una extensión de 49.8 kilómetros aproximadamente.

También te puede interesar: Rescinde Fonatur contrato del tramo 5 sur del Tren Maya a Grupo México

Este tramo contempla tres estaciones:

  • Cancún-Aeropuerto
  • Puerto Morelos
  • Playa del Carmen

En esta semana el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ingresó la MIA a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para su aprobación, sin embargo, de inmediato dio inicio con el desmonte de vegetación a la altura del kilómetro 5 de la Ruta de los Cenotes, en Puerto Morelos.

El documento de mil 994 páginas, ingresado a la Dirección de Impacto y Riesgo Ambiental de Semarnat, establece que la inversión prevista es de 28,101 millones de pesos, de los cuales un porcentaje será para medidas de prevención, mitigación y compensación ambiental, señala el periódico El Economista.

Cinco años para terminar el tramo más rentable del Tren Maya

“Se tiene previsto que los trabajos de preparación del sitio de construcción del proyecto sean ejecutadas en dos años, pero se consideran cinco años en total por la envergadura del proyecto”, dice el documento inscrito en la Semarnat este mes.

El tramo 5 norte será una línea de doble vía, para tráfico mixto (pasajeros y carga) con velocidad máxima de 160 kilómetros por hora para trenes de viajeros y mínima de 100 kilómetros por hora para los trenes de mercancías.

Se prevé además una base de mantenimiento ferroviario, así como más de 60 pasos de fauna, así como ocho pasos vehiculares.

El documento señala que tras la construcción del tramo vendrán periodos de pruebas de arranque y de rectificación de las obras que pueden extenderse hasta un año más. Una vez echado a andar el proyecto, se estima que tenga un periodo de operación y mantenimiento de hasta cien años, informa el Sol de México.

El tramo será construido por el Ejército Mexicano, luego de que Fonatur canceló la licitación internacional en la que participaban 10 consorcios con una propuesta económica promedio de 14 mil 500 millones de pesos, según el portal Compranet.

En total, las obras requerirán el cambio de uso del suelo de apenas el 0.173 por ciento de la superficie global del Sistema Ambiental Regional sobre el que se desarrollará el proyecto, según lo previsto por Fonatur.

Google News

Déjanos tus comentarios