CHETUMAL, QR.- El usufructo del nombre o la marca “maya” con fines turísticos no solo debe generar ganancias para las empresas, sino beneficios directos para las comunidades indígenas, aseguró José Alberto Poot Chablé, originario de Tihosuco, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto.

El también promotor cultural independiente indicó que los habitantes de las comunidades mayas están cansados de que se utilice el nombre y que sean utilizados como objetos de ornato, pero sí, sacando dividendos millonarios sin que los pueblos autóctonos resulten beneficiados.

También te puede interesar: ¿Superará Quintana Roo los 116 mil cuartos de hotel al cierre de 2021?

Nombres como la Riviera Maya y Costa Maya que han surgido desde hace más de una década, pero que en nada abonan al crecimiento y desarrollo de la gente de la cual toman su imagen para lucrar, considera Poot Chablé.

Los mayas carecen de lo más básico como alimentación, patrimonio, servicios de salud, educación y oportunidades económicas. Han tenido que migrar a diferentes partes del estado y a los destinos turísticos en calidad de obreros, camaristas, lavaplatos, jardineros y limpia baños.

Son obligados a salir de las comunidades por la falta de atención y el abandono de las autoridades estatales y municipales.

En contraparte, destinos turísticos y empresas que utilizan el nombre maya como carta de presentación se llevan ganancias, en pesos y en dólares.

Los mayas deben ser tratados con dignidad, no deben seguir siendo utilizados con fines turísticos sin obtener beneficios, opina Poot Chablé.

“Somos la muestra viva de lo que tanto presumen, pero no nos ayudan; somos el centro de las raíces del estado, merecemos ser tratados por el valor cultural”, aseguró.

Destacó que los mayas son gente inteligente, con una gran diversidad de proyectos, aunque carecen de los recursos para echarlos a andar.

En su caso comentó que tiene un grupo de personas que se dedican a promover la cultura, es decir, la música, danza, tradiciones, usos y costumbres.

En Tihosuco han logrado establecer un santuario en donde se ofrecen talleres interactivos de actividades tradicionales, de la década de los 30, además de tours turísticos, por cuenta propia.

“Hablamos de medicina, cerámica, de elaboración de hamacas, de fibras de henequén, entre otras cosas y del Mayapax, danza autóctona con instrumentos de la época, así como de ceremonias”, explicó.

Dijo que la intención de muchos de sus compañeros es lograr ser empresarios y contar con negocios propios, pero son invitados a veces a participar en eventos en los que solo se ofrece apoyo de estancia y gastos de alimentación; el pago es algo simbólico.

No se les reconoce, como el caso del evento que hubo hace unas semanas de “Piratas y Mayas” que se realizó en el muelle de Chetumal.

Han tenido participación en otros eventos, pero aún no se les da el valor que merecen a los grupos, que como ellos trabajan por preservar la cultura y las raíces de Quintana Roo.

La cultura maya no solo son las ruinas o zonas arqueológicas, sino la gente. Los mayas y las comunidades indígenas son tan valiosas o más, que los propios destinos de playa de la entidad.

Requieren, aseguró, el apoyo de la Secretaría estatal de Turismo y del propio Consejo de Promoción Turística, para llevar a cabo sus proyectos y poder lograr un beneficio directo de este tipo de actividades, desde su lugar de origen.

Confirmación oficial de poca atención a zona maya

El director del Consejo de Promoción Turística, Darío Flota Ocampo, afirmó que en cuestiones de promoción la zona maya es la que tiene el menor presupuesto, siendo éste de aproximadamente 15 millones de pesos al año.

Aunque asegura que buscar beneficiarlos, la sola utilización del nombre o la marca “maya” podría generar un término jurídico, ya que no se tiene conocimiento de quién ostente el registro.

También aceptó que la justicia para este pueblo es un tema pendiente en Quintana Roo. “El desarrollo que han tenido otras partes del estado, no les ha llegado a ellos, más allá de oportunidades de empleo y de trabajo de nivel menor”.

Pese a esta falta de apoyo, considero a los mayas como una cultura viva, herederos de la tradición, siendo el punto más representativo la zona de Felipe Carrillo Puerto.

De acuerdo con el funcionario el uso del nombre en las actividades turísticas es para dignificarlos.

“Uno de los grandes atractivos del estado de Quintana Roo con respecto a la competencia en el Caribe como Jamaica, Aruba y Cuba es esa cultura viva que tenemos, que no la tiene nadie”, resaltó.

Indicó que no solo se trata de vestigios arqueológicos, sino de familias que mantienen las costumbres y tradiciones vivas y de la cuales “nos enorgullecemos”.

Destacó que para esta región del estado, sobre todo en Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, se han establecido algunos proyectos que han sido insuficientes, como Mayakan, que tiene que ver experiencias de cultura y a través del cual se ha logrado traer a escritores, revistas y periodistas especializados en este tipo de turismo.

Destacó que si no se han hecho más acciones en la zona maya es porque no hay quien este interesado en presentar los proyectos. Según el funcionario “hace falta quien desarrolle productos turísticos”.

Iniciativa inacabada para beneficio directo

De acuerdo con el diputado Pedro Pérez Díaz, presidente de la Comisión de Desarrollo Indígena, se puede lograr un beneficio directo a las comunidades mayas por el uso del nombre.

Adelantó que desde el Congreso del Estado trabaja en una iniciativa para que a través de las empresas que utilicen esta marca se pueda conseguir recursos que se destinen a la zona maya.

Si bien es cierto hay cuestiones jurídicas que analizar, es necesario ponderar también los argumentos históricos y el derecho que tienen los mayas al desarrollo que no les ha llegado.

Señaló que antes de que culmine la legislatura se pretende tener lista la propuesta de ley que busca hacer justicia a las comunidades del estado, las cuales siguen siendo utilizadas como adorno o trofeos.

Señaló que para ello también se tendrán que realizar foros en los que participen los propios mayas y expertos sobre temas turísticos o comerciales, para lograr una iniciativa integral.

También habrá que identificar de manera específica quiénes y qué grupos serán beneficiados y la forma, algo que deberá quedar completamente claro para evitar intromisión de agentes externos e intermediarios, es decir, si se trata de artesanos indígenas, campesinos, mujeres, niños, estudiantes y adultos mayores.

La zona maya comprende varios municipios principalmente:

  • Felipe Carrillo Puerto
  • José María Morelos
  • Tulum
  • Lázaro Cárdenas

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), más de 200 mil personas son de origen maya, en Quintana Roo.

Google News

Déjanos tus comentarios