CANCÚN, QR.- Un tribunal de Quintana Roo exoneró al empresario libanés Kamel Nacif Borge por el delito de tortura y abre así la puerta para librar la prisión.

El Tercer Tribunal Colegiado del Estado de Quintana Roo otorgó un amparo al “Rey de la Mezclilla” que lo libera de toda responsabilidad por el delito de tortura contra Lydia Cacho.

También te puede interesar: Detienen en Líbano a Kamel Nacif, involucrado en tortura de Lydia Cacho

La periodista fue detenida en diciembre de 2005 en Cancún, Quintana Roo, por policías que sin contar con una orden de aprehensión, la trasladaron en un vehículo a Puebla.

Artículo 19, que ha llevado parte de la defensa de Lydia Cacho, en su página de internet informó que el jueves 15 de julio, el Tercer Tribunal Colegiado en el Estado de Quintana Roo otorgó un amparo a Nacif Borge.

Dos votos a favor y uno en contra

El amparo en revisión (bajo el número 143/2021) fue resuelto por mayoría, con el voto a favor  de Selina Ahidé Avante Juárez, magistrada ponente del asunto, y Graciela Bonilla González, secretaria de tribunal en funciones de magistrada.

El voto en contra fue del magistrado Jorge Mercado Mejía, informa Artículo 19.

El recurso libra a Nacif Borge de la orden de aprehensión que fue emitida en su contra el 3 de diciembre de 2020, como partícipe en los hechos de tortura contra Lydia Cacho, informó Luis Knapp, Coordinador de Defensa de Artículo 19.

Y lo libera de toda responsabilidad por el delito de tortura en contra de la periodista y abre camino, señala la organización, para la absolución del resto de los acusados.

Luis Knapp hizo notar en conferencia de prensa vía Zoom, que la sentencia “viene a 15 años y siete meses después de los hechos”.

Explicó que en la sentencia las magistradas concluyeron que los hechos de tortura contra Lydia Cacho no tuvieron ninguna relación con la publicación del libro Los demonios del Edén, en el que la periodista denuncia una red de pederastía que incluye a empresarios y políticos.

Dijo que las magistradas llegaron a esa conclusión por un análisis sesgado y con argumentos que calificó de frívolos, sosos y burdos.

Ejemplificó que al momento de valorar las públicamente conocidas conversaciones telefónicas entre el ex gobernador Mario Marín y Nacig Borge, reveladas en enero de 2006, las jueces consideraron que cuando el ex mandatario en la conversación menciona que le acaba de dar “un pinche coscorrón a esta vieja cabrona (Lydia Cacho), el tribunal concluyó que esto se trata de una afirmación vaga y genérica”.

La jueces argumentaron que la palabra “vieja” se entiende como una mujer de edad avanzada y no se puede afirmar que así identifican a Lydia Cacho, explicó el defensor.

No hubo orden expresa para torturar a Lydia: Jueces

También el tribunal argumentó la falta de existencia de una orden o una instrucción expresa y clara de algún funcionario o superior jerárquico para que fuera torturada por la publicación del libro, es decir, al tribunal le faltó como prueba, cita Luis Knapp, una hoja membretada, firmada al calce y al margen de algún comandante o del ex goberndor (Mario Marín) en donde se diera la instrucción clara: Torturen a Lydia Cacho porque publicó el libro Los Demonios del Edén.

Para Artículo 19, lo sucedido está lejos de ser simplemente una mala decisión.

En octubre de 2020, señala, la defensa de Lydia Cacho obtuvo información –de una fuente judicial que pidió anonimato– sobre la operación corruptora de Marín y Nacif para evitar una nueva orden de aprehensión, que finalmente fue librada en diciembre de ese año. La fuente señala a exconsejeros de la judicatura federal, que  intervinieron directamente a las y los magistrados.

 

La organización independiente de Derechos Humanos exigió que:

  • Una investigación pronta, imparcial, independiente y eficaz sobre los presuntos actos de corrupción acontecidos en el seno del Poder Judicial de la Federación. Hacemos eco del ministro presidente, Arturo Zaldívar, sobre la necesidad de depurar el aparato judicial federal en el país. Esta es una nueva oportunidad para ello.
  • Que se garantice una justicia imparcial, independiente y transparente en el resto del proceso en contra de los otros autores materiales e intelectuales.

Google News

Déjanos tus comentarios