El pobre futuro de la juventud quintanarroense

- Advertisement -

Jazmín Ramos | R360

(Segunda y última parte)

CANCÚN, QRoo.- Otro problema que enfrentan los jóvenes en Quintana Roo es el acceso a la educación, incluso datos del Centro de Estudios de Finanzas Públicas (CEFP) muestran que la mayor proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan, los llamados “ninis”, se concentran en el los estados de sur-sureste.

- Advertisement -

En Quintana Roo, esa condición social, parte del rezago de infraestructura educativa de nivel medio superior, es lo que genera que al año no tengan acceso para cursar el bachillerato un promedio de 3,500 alumnos, todos estos jóvenes carecen de una opción viable para continuar su formación académica.

De hecho, el grado promedio de escolaridad en Quintana Roo, según la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), es de nueve años, por ello el 35% de los jóvenes enfrentan problemas para ingresar al mercado laboral cayendo en la informalidad y en el peor de lo escenarios, en actividades ilícitas.

En ese sentido, el sociólogo Mauricio Ocampo Campos argumentó que si el Estado no es capaz de garantizar la educación, la violencia comienza desde el Estado mismo, ya que no proporciona un derecho fundamental, que es la educación y de ahí parten otros fenómenos sociales.

- Advertisement -

Además, agregó, el Estado tampoco proporciona un entorno armónico, debido a los carencias de infraestructura urbana y ha permitido desarrollos habitacionales en donde se vive prácticamente en el hacinamiento, lo que complica el desarrollo de los menores.

“El que los adolescente y jóvenes sean víctimas fáciles del crimen organizado es multifactorial y es una generalidad que se dé en entidades con vocación turística, que es el caso de Quintana Roo, se vive de una industria inflexible con horario absorbentes, en donde los padres no están en casa y la convivencia con los hijos es limitada”.

Dijo que en la entidad se incrementa el número de niños llave, que son aquellos que saliendo de la escuela llegan solos a casa y no hay ningún adulto que los supervise; los menores se hacen responsables de sí mismos.

- Advertisement -

Consideró que ante esa coyuntura que parte de los hogares, el gobierno ha permanecido apático, pues en lugar de impulsar políticas públicas que reconstruyan el tejido social se limita a construir áreas deportivas que al paso del tiempo no se les da mantenimiento y quedan en el olvido.

El problema es complejo y no se va a solucionar con una cancha deportiva, se requieren acciones integrales que van desde flexibilizar los horarios laborales, fomentar la unidad familiar, garantizar la educación y la salud e inhibir la violencia, creando entornos óptimos para los menores.

Sin embargo, mientras esto sucede, las estadísticas de la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo, señalan que en los últimos tres años se tiene el registro aproximado de cincuenta mil carpeta de investigación, de las cuales en el 36% están involucradas personas no mayores a los 30 años, lo que da un indicativo de qué tan complejo es el problema, provocando que los jóvenes estén a merced del hampa.

Tristes números  

  • Quintana Roo, es un país compuesto principalmente por jóvenes; alrededor de la mitad de la población se encontrará en edad de trabajar durante los próximos 15 años.
  • Este bono demográfico representa una oportunidad para estimular la inversión en capital humano, alimentación, salud, educación y capacitación laboral, pero es desaprovechado.
  • El 50% de la población de Quintana Roo oscila entre los 12 y 29 años de edad.
  • La población de Quintana Roo es de 1 millón 529 mil 887 habitantes.
  • En los últimos 40 años se multiplicó la población en un 17%.
  • Quintana Roo registra un crecimiento anual del 3.1%; solo es superado por Baja California, con un 4.2 por ciento.
  • Los jóvenes enfrentan dificultad de inserción laboral.
  • La población de 19 a 25 años está desvinculada con el entorno que la rodea.
  • Los jóvenes de Quintana Roo, carecen de formación y habilidades para el desarrollo personal.
  • Tienen escasa educación sexual y reproductiva que conduce a una mayor incidencia de embarazos en adolescentes.
  • El 65% de la población joven enfrenta algún tipo de pobreza
  • Hay una elevada victimización de los jóvenes.
  • El 45% de los detenidos por actividades ilícitas oscilan de los 16 a 25 años.
  • La proporción de jóvenes trabajadores con relación al total de empleados disminuyó de 34.6% a 30.7.
  • A nivel regional, la mayor proporción de jóvenes “ninis” radica en Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán.
  • El 24 por ciento no tiene acceso a los servicios médicos.
  • El 89.6% de los jóvenes no tiene ninguna participación en política.
Déjanos tus comentarios

- Advertisement -
Artículo anteriorJuventud robada
Artículo siguiente¡Minisesión legislativa de 16 minutos!

Quizá te pueda interesar

Síguenos

4,785FansMe gusta
14SuscriptoresSuscribirte

Lo más leído

Vamos a acortar las brechas de desigualdad: Mara Lezama

Mara Lezama señaló que creará un programa que impulse el desarrollo de Cancún, a través de la reconstrucción del tejido social.

Detienen en Líbano a Kamel Nacif, involucrado en tortura de Lydia Cacho

Lydia Cacho ya testifica en contra del empresario ante autoridades libanesas.

Consulta sobre concesión de Aguakan sigue sin definirse

De aprobarse la consulta, debería realizarse en las próximas elecciones del 6 de junio.
Déjanos tus comentarios
A %d blogueros les gusta esto: