Todo fan de los videojuegos —aunque sea un poco— se mantiene informado de lo sucedido dentro de la industria, sobre todo en lo que respecto a eventos como el E3 o lanzamientos de juegos nuevos de franquicias muy reconocidas y se caracterizan por ser grandes producciones. Sin embargo, durante los últimos años este “podio” que tenían los juegos Triple A ha sido compartido debido al auge de los videojuegos independientes, mejor conocidos como Indie.

Si bien es cierto que el mercado de los videojuegos está repleto de grandes compañías que han crecido en un tiempo considerable, ahora podemos ver cómo pequeños estudios comprendidos por un equipo pequeño han llegado para demostrar que para que un juego sea exitoso no son necesarios grandes presupuestos.

Tambien te puede interesar: Entre juegos y letras: Los videojuegos como servicio apuntan al futuro

Estos nuevos títulos han sido un tema de conversación por mucho tiempo, por lo que realmente se ha hecho necesario dar a conocer por qué estos marcaron un antes y un después en la industria.

Definiciones y fechas inconcretas

Estos juegos no son algo realmente nuevo. Desde los 80 y 90 los desarrolladores de videojuegos independientes eran usuales ya que buscaban experimentar con esta nueva tecnología, pero tristemente no eran capaces de conseguir tanta visibilidad.

Es aquí cuando luego de los 2000 que el internet estaba disponible en una gran cantidad de hogares, permitía que la distribución fuera mucho más fácil gracias a medios como OnLive y el recién nuevo Steam.

Actualmente la definición de un videojuego Indie no está del todo clara debido a que no hay un consenso sobre ello. Aún así, estos comparten distintas características que permiten la calificación como parte de este término.

Básicamente estos títulos normalmente son desarrollados por estudios pequeños o equipos de muy pocas personas; no poseen un gran financiamiento o apoyo por parte de una gran compañía que por ende se traduce en dificultades mayores para un desarrollo complejo; y una de las más importantes: La libertad creativa.

Los Indie se han caracterizado principalmente por ser juegos experimentales, propuestas creativas innovadoras y totalmente disfrutables. Esto es lo que hoy en día ofrece esta nuevo genero —como normalmente se cataloga— el cual, a pesar de no buscar en un primer momento el beneficio económico, se han vuelto totalmente relevantes.

Indie: sinónimo de libertad

Si nos tenemos que ir al término de la palabra indie, proviene del vocablo anglosajón que puede tomarse como independencia, autonomía y libertad. Esta palabra se encuentra en una gran cantidad de prácticas artísticas, desde el cine y la música hasta llegar a los videojuegos. Y esto es algo curioso, porque como bien ha sucedido en otras industrias, los juegos indie son algo que “rompe” con el esquema de la industria para traer algo nuevo.

Este nuevo “movimiento” de desarrolladores realmente fue una sorpresa en un primer momento debido a que lo usual era ver estudios como Ubisoft, Activision o compañías como Nintendo eran quienes lanzaban los juegos de sus franquicias más usuales: Mario, Call of Duty, Assassin’s Creed, y una larga lista. Es aquí cuando los estudios independientes entraron en la jugada, planteando algo alternativo a lo que se estaba acostumbrado.

De esta forma es como estos juegos fueron concebidos. Sin una expectativa alta por el público, sin una gran compañía con un acuerdo comercial y colocando fechas límite, y lo más importante que es tener un control total sobre su producto, con esto me refiero a su temática y jugabilidad.

A pesar de esta libertad, los videojuegos no son algo para nada económicos, y aunque los  juegos indie no buscan “competir” con los Triple A, es necesario tener una especie de apoyo. De esta manera es donde páginas de crowfunding como Kickstarter o Indiegogo ayudan a la financiación de proyectos, permitiendo que los fans aporten dinero a un juego prometedor. Y que gracias a plataformas como Steam, su distribución —principalmente en PC— ha sido mucho más fácil.

La revolución de los videojuegos indie
(Cortesía: Crowztools)

Gracias a esta nueva alternativa dentro de la industria es que esta revolución de personas talentosas se ha ganado un nombre en ella.

Estudios pequeños con grandes éxitos

Cuando un producto es bueno, eventualmente el éxito vendrá por sí solo. Es así como ha sucedido con los juegos indie.

Como bien mencionaba, luego de los 2000 estos nuevos títulos comenzaron a tener la relevancia que tanto merecían.

Un caso particular dentro de este mercado videojuegos —y que mucha gente parece obviar— es uno de los juegos más grandes e importantes hoy en día: Minecraft. En 2009, Markus Persson (AKA “Notch”) revela al mundo su videojuego al mundo en el foro TIGSource, uno de los primeros en tratar temas sobre estos juegos independientes. Es así como este sandbox fue puesto en la mira del público debido a su gran potencial: Un juego sencillo en donde eres libre de hacer lo que desees, y si quieres, tener la oportunidad de compartir con la comunidad.

Tener una mente creativa, un estudio talentoso y un cuidado por su comunidad hizo que Notch junto a Jens Bergensten y Nathan Adams fundaran la actual Mojang, el cual sería adquirido en 2011 por Microsoft por la suma de 2.5 millones de dólares. Una cifra enorme para algo que empezó como un experimento.

Así como sucedió con Minecraft, ha pasado con numerosos títulos más: Toby Fox con Undertale; Studio MDHR con Cuphead y su gran apuesta; Matt Makes Games con Celeste; e incluso grandes títulos que ahora se presentan en conferencias del E3 tales como Ori and the Blind Forest de Moon Studios. Estos proyectos han sido innovadores, desarrollados por pequeños grupos de personas a quienes la pasión y el talento les sobraba para cumplir un sueño: desarrollar un videojuego.

Los títulos Indie han destacado por tocar temáticas muy distintas y experimentales, desde trastornos mentales hasta historias descabelladas. Lo que ha permitido que las personas disfruten de experiencias únicas.

No todos comparten la gloria

En ocasiones, los videojuegos indie han resultado en “estafas” o grandes decepciones. Como bien mencioné antes, normalmente los estudios buscan fondos de parte de los jugadores, ya sea por medio de crowfunding o vendiendo el juego en early Access, es decir, antes de estar finalizado, lo cual de cierta forma se convierte en estrategias arriesgadas ya que no tienes seguro qué podría suceder con el producto final. Y es así como puede pasar  en algunas ocasiones.

Como ejemplo tenemos el caso de Towns, un juego indie desarrollado por un equipo de tres personas y fue lanzado en Steam por 15 dólares sin especificar que el juego seguía en desarrollo. Pero no sería hasta 18 meses después (en 2014) que el desarrollador anunciaría el abandono del proyecto, dejando de esta manera el juego incompleto habiendo vendido 200 mil copias, lo cual fue catalogado por una estafa por parte de sus compradores.

Y por otro lado, mucho más polémico, están dos juegos: Ant Simulator, una propuesta interesante hecha por un equipo de tres personas en 2014 y se financiaron con un crowfunding, pero en 2016 el propio desarrollador encargado daría la cara para anunciar que sus colaboradores gastaron el dinero en “alcohol y prostitutas”, lo cual llevaría a su inminente cancelación.

Caso similar sucede con Yandere Simulator, juego desarrollado por una sola persona que ha recibido miles de dólares en crowfunding para acabar el juego —el cual tiene ochos años en desarrollo— y hoy en día, sigue incompleto debido a que según aparenta en las redes de Yandere Dev (su desarrollador), lo ha tomado para manutención y no para invertir en el juego.

Estas situaciones son particulares ya que tampoco son de lo más usuales, pero aún así, son algunos de los títulos que han dejado una mancha en el género.

Un gran potencial… ¿o un riesgo?

Si nos vamos netamente a los números, entre 2015 y 2016 el porcentaje de los videojuegos indie en Steam aumentaron en un 50 por ciento, llegando a superar la cifra de 2000 títulos en tan solo un año; a pesar de eso, las ventas disminuyeron de 13 millones a 15 millones de dólares. En este caso, más no es mejor.

Esto se ve reflejado nuevamente en el estudio de Gamasutra en 2017, que demuestra que se había duplicado la cantidad con respecto a 2016, lo cual supone una sobresaturación del juegos en el mercado que según los datos, es insostenible. De todos estos juegos, el 99 por ciento no llegará a vender más de tres mil copias, lo que significaría una pérdida increíble.

De esta forma se ha demostrado lo difícil que es estar en el mercado. Pero aun así, hay compañías como Nintendo con su Nintendo Indie World, el equivalente de un Nintendo Direct, pero exclusivo para videojuegos indie que reciben el apoyo de la compañía para alcanzar un mayor reconocimiento en el mercado y codearse con otros grandes títulos.

Pero quizá el caso más peculiar es el de Devolver Digital, una compañía que ha destacado por su buen ojo y “buena fe” hacia los desarrolladores de videojuegos indie, cuya filosofía es:

No interferimos en el contenido de los videojuegos de nuestros desarrolladores y confiamos en ellos lo suficiente para saber que saben lo que hacen (…) Para nosotros, si confías en el artista y confías en que cualquier cosa que puedan estar haciendo la consideren necesaria para tener éxito, no importa lo que sea.

La revolución de los videojuegos indie
(Cortesía: GuiltyBit)

Bajo su nombre se han desarrollado títulos como Hotline Miami o The Talos Principle, grandes éxitos que han terminado de dar renombre a esta gran distribuidora que apoya esta nueva forma de crear videojuegos.

¿Mercado insostenible o una nueva era?

Ha pasado más de una década desde el auge de los videojuegos Indie en la industria, y ya queda claro que llegaron para quedarse.

A pesar de esta saturación del mercado, este sector siempre ha sido sumamente competitivo por lo que sobresalir hoy en día es complicado cuando existen título Triple A. Sin embargo, la existencia de este apoyo por parte de compañías como Nintendo y Devolver Digital han demostrado el gran potencial y talento de parte de pequeñas desarrolladoras que merecen ser conocidas por el mundo también. Gracias a esto es como otras compañías han tomado el ejemplo de apostar por ellos.

Los videojuegos Indie ha sido una revolución que presentan alternativas a los títulos usuales que podemos ver o jugar, hechos por personas que son apasionadas por sus ideas. Solo con mirar todo lo que hay allí afuera y el éxito que tienen, considero que es una excusa perfecta para darles una oportunidad.

Google News

Déjanos tus comentarios