CIUDAD DE MÉXICO.- Eduardo Beaven, dueño del restaurante Rosa Negra, afirmó que no tiene la menor de idea del origen del atentado que sufrió en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El empresario aseguró que los hechos registrados el 15 de octubre lo tomaron desprevenido.

También te puede interesar: Cuesta 2 millones de pesos la vida de dueño de Rosa Negra

“Nunca vi nada sospechoso, realmente una sorpresa. El ataque nos tomó totalmente desprevenidos”, reiteró.

Mencionó que la bala que lo hirió no “tocó ninguna arteria y hueso”, y que la otra persona que resultó lesionada fue su socio Eduardo Antonio Ruiz, quien es su director de operaciones.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

Eduardo Beaven negó que anteriormente fuera objeto de algún tipo de extorsión o cobro de piso y se dijo tranquilo porque considera que está trabajando correctamente.

Dueño de Rosa Negra niega enemigos

Luego de que la Secretaría de Seguridad Ciudadana anunciara la detención de cuatro sicarios ligados al ataque, comentó que no tiene idea de quiénes sean.

Al ver que los aprehendidos contaban con fotografías suyas, no le quedó duda de que él era el objetivo, según información de Milenio.

También te interesa: Ejidatarios reclaman a Fonatur falta de pago en Chetumal

“Nosotros no tenemos enemigos en absoluto, yo pensé que había sido una equivocación, pero después de haber visto las fotos de este hombre, ya no hay duda”, concluyó.

Banner Google News

Déjanos tus comentarios