CHETUMAL, QR.- La presidenta municipal, Yensunni Martínez Hernández, justificó que las complicaciones del servicio de recoja de basura los fines de semana obedecen a la cancelación del pago “excesivo” de horas extra. El líder sindical del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, Guadalupe Yah, le recordó que ella avaló el pago cuando fungió como síndico.

La cancelación del servicio de recoja de basura los fines de semana en Chetumal ha ocasionado una molestia generalizada entre la población.

También te puede interesar: Suspenden recoja de basura los sábados por no pagar horas extra

La razón es porque la administración municipal se niega a pagar horas extra a los trabajadores sindicalizados.

La alcaldesa argumentó que hubo una observación por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de que se estaban pagando “excesivas” y no justificadas horas extras a personal de base, por “sobrecarga” de nómina.

Entre ellos los adscritos a la Dirección de Servicios Públicos Municipales y en especial a los que realizan la tarea de recolección de los residuos, a los cuales, según dijo, se pagaban de forma irregular hasta 400 horas extras.

Por ello aseguró que no pagará horas extra, pese a que se afecta el servicio de recoja de basura, incluso dijo que si quieren los trabajadores irse a paro están en su derecho.

Desmienten a la alcaldesa: no hay pago “irregular” de horas extra

Guadalupe Yah Caamal, secretario general del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, respondió a las declaraciones de la presidenta municipal: “No hay ningún pago irregular de horas extra, fue un acuerdo que se hizo con la administración municipal pasada, en la que ella fungió como síndico y sabía lo que se paga, y lo aprobó”.

Aclaró que tampoco se trata de 400 horas extra como dice la presidenta, lo único que observó la ASF fueron 120 horas; apenas ayer tuvimos una reunión en Oficialía Mayor y se confirmó esta cantidad.

Explicó que esas horas fueron modificadas por la misma administración municipal, es decir, en lugar de horas extras el concepto cambió a “compensación laboral”. Reiteró que Martínez Hernández lo sabía.

“Por eso, no se puede decir que es irregularidad, en todo caso si lo fuera ellos la hicieron, pues los trabajadores solo cobran por su labor”, expresó.

Al anunciar que no se pagarían esas horas extras los sábados y domingos, se tomó el acuerdo de no laborar.

Además, agregó, el contrato colectivo de trabajo firmado con el ayuntamiento establece que se trabajará de lunes a viernes, en el caso de servicios públicos en tres turnos.

“Los sábados se trabajaba, pero que se daba esa compensación, que si nos vamos a lo legal tampoco cumplía con la ley, porque son horas extra y se debía pagar el doble, algo que nunca ocurrió”, dijo.

Los trabajadores de Servicios Públicos ganan el salario mínimo, es decir poco más de 170 pesos y a la quincena alcanzan menos de dos mil pesos. Ahora con el aumento salarial será menos de dos mil 500. Con prestaciones y demás conceptos que se pagan por logro sindical alcanzan en promedio cuatro mil pesos, algo que sigue siendo bajo para el trabajo que realizan.

“Quieren que trabajen horas extras y no se les quiere pagar, por eso se tomó el acuerdo de laborar estrictamente lo que establece el contrato colectivo”, manifestó.

Son alrededor de 400 trabajadores los que resultan afectados con la determinación tomada por la presidenta municipal, de los cuales 200 laboran en la recolecta.

El líder sindical reclamó: “le quita el pago a los empleados de Servicios Públicos, con el argumento que no hay dinero, afectando a las familias chetumaleñas, pero sí hubo recursos para remodelar las oficinas de los regidores”.

Eventuales trabajarán sin pago adicional

Para salir del paso la presidenta municipal aseguró que para reactivar el servicio de recolección de residuos, asignará a trabajadores eventuales a esa tarea.

Estos empleados ya comenzaron a quejarse, pues aseguran que están en desventaja; su condición laboral ha provocado, para ellos, abuso por parte de la administración municipal.

Señalan que ellos también trabajan horas extra y por tratarse de eventuales no pueden quejarse o son despedidos. Tienen que trabajar el tiempo que se les indique, aunque se trata de jornadas extenuantes.

Además de sus tareas, ahora se harán cargo de la recoja de basura los sábados y posiblemente domingos, sin pago o incentivo adicional. La fuerza laboral es inferior, pues solo se trata de unos 40 empleados eventuales.

La suspensión del servicio los fines de semana afecta a más de 58 colonias, de las aproximadamente 115 de la capital del estado.

La generación de basura en la ciudad ha crecido: alcanza las 450 toneladas al mes. A  mediados del año pasado eran 350 y solo se cuenta con 10 camiones nuevos y otros cuatro en mal estado para prestar el servicio.

Google News

Déjanos tus comentarios