Los cómputos finales de las dos mil 297 actas de la elección en Quintana Roo revelaron que el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) como segunda fuerza electoral en el estado tendrá un peso determinante en las decisiones que habrá de tomar la gobernadora electa, Mara Lezama, con el apoyo del partido mayoritario, Morena.

La fuerza renovada del Verde se explica no sólo con lo que alcanzó en los comicios de este 5 de junio, sino en el comparativo con la elección de 2016 para gobernador, en la que fue en coalición con el PRI y Nueva Alianza para apoyar a Mauricio Góngora Escalante, el candidato que fue impuesto por el gobierno de Enrique Peña Nieto y por el que Roberto Borge Angulo tuvo que dejar a su delfín, José Luis “Chanito” Toledo.

También te puede interesar: Estas son las listas de las diputaciones pluris; queda fuera el PRD

En los comicios de 2016, con datos del PREP, el PVEM le aportó a Góngora Escalante 42 mil 5 votos, sin contar los que los electores le dieron en alianza.

En los comicios de 2022, el PVEM, ahora aliado de Morena, FxM y el PT, le dio a Mara Lezama 98 mil 709 votos, una diferencia de 56 mil 704 sufragios con relación a la elección de 2016.

Paradójicamente, mientras en 2016 la votación en la candidatura para la gubernatura colocó al PVEM como cuarta fuerza electoral, detrás de Morena, PRI y PAN, en 2022 se convirtió en la segunda fuerza electoral del estado, detrás de Morena.

Lo anterior se explica por un debilitamiento del PAN que ahora fue en alianza con el PRD y la caída estrepitosa del PRI, que incluso en la elección de 2022 fue relegado a quinta fuerza política y salvará el registro de puro milagro.

También el factor Morena tiene un peso específico, que fortaleció por mucho su votación en estos comicios, en comparación con los de 2016. Los votantes del PRI y hasta los del PAN que no estuvieron de acuerdo con la alianza con el PRD y viceversa, encontraron acomodo en Morena y el PVEM.

Lo que puede darle derecho al PVEM o lo que ya pudo haber negociado, son carteras importantes en el futuro gabinete de Mara Lezama. Ahí estarán los votos de la elección a gobernador. Los del Congreso, son tema aparte.

En la elección a diputados, en 2016 los candidatos del PVEM sumaron 48 mil 742 sufragios, sin contabilizar los que los electores le dieron en alianza con el PRI y Nueva Alianza. En 2022, el Verde sumó 12 mil 687 sufragios, es decir, 36 mil 55 votos menos entre una y otra elección.

La fortaleza del Partido Verde estuvo en la elección para gobernador con el cambio de alianza, pero no en la de diputados. Y al comparar las dos elecciones para la gubernatura, 2016-2022, la diferencia entre la cantidad de votos totales es mínima: 500 mil 555 votos (2016) y 491 mil 330 (2022), apenas nueve mil 225 sufragios de menos en la elección actual.

La elección de diputados, que es en la que realmente está el peso de las decisiones que pueden o no hacer avanzar al poder Ejecutivo, si bien las diferencias son notorias entre 2016 y 2022 y no se advirtió un empoderamiento del Verde en las legislaturas de aquellos años, en lo que será el Congreso local, tendrá un peso específico, incluso con sus tres candidatos que ganaron diputaciones de mayoría relativa, más los dos o tres que se le sumen de representación proporcional.

Pero el verdadero poder del Verde no estuvo en los candidatos propios a diputaciones, sino en los que impulsó en la alianza.

Por ejemplo, en el Distrito 1, con cabecera en Kantunilkín, que obtuvo Julián Ricalde Magaña, el PVEM le aportó 10 mil 511 votos, contra los dos mil 692 de Fuerza por México, partido que lo postuló. Incluso le dio más que Morena, que tuvo nueve mil 607. En 2016, el Verde aportó al candidato de este distrito tres mil 662 votos, más los que se sumaron como coalición, que fue una cantidad inferior a la mencionada.

El Distrito 3, con cabecera en Cancún, donde fue electo Hugo Alday Nieto, el Verde le dio cinco mil 952 votos, contra mil 124 del PT, que abanderó su candidatura. Morena le aportó  nueve mil 652. En 2016, el PVEM le dio cuatro mil 992 votos al candidato de ese distrito.

El Distrito 8, también con cabecera en Cancún, donde compitió Issac Janix Alanis, abanderado por el PT, el PVEM le dio cinco mil 669 votos; el PT, 710.

La historia del Distrito 2, el único en el que no hubo alianza, Susana Hurtado Vallejo, del PVEM (31.74 por ciento de votos), se impuso a Ricardo Velazco Rodríguez, de Morena (30.75 por ciento), en una votación cerradísima. La diferencia es de .99 por ciento. El conteo de voto por voto definirá sin duda este distrito.

La historia se repite en varios distritos, en los que los candidatos abanderados por el PT, fueron beneficiados con los votos del Verde, salvo los de Morena, que obtuvieron una importante votación, aunque el PVEM les dio también un empujón.

Por supuesto que Morena es el partido dominante, tanto en los votos que dio para la gubernatura como los de las diputaciones. Logró ocho curules de mayoría e incluso con el factor de la sobrerrepresentación, podría luchar por dos plurinominales (la de Marybel Villegas Canché y la de Humberto Aldana Navarro).

También te interesa: Carro completo con diputados; Mara gobernará con legislativo aliado

Lo cierto es que aun con el factor Morena, los votos del Verde serán necesarios en el Congreso, para que el Ejecutivo eche andar los proyectos que Mara prometió en campaña. Eso no lo convierte en gobierno, pero sí en una fuerza que inclinará la balanza en las decisiones de la gobernadora electa y de la XVII Legislatura local.

A eso se le suma que el municipio turístico más importante del estado, Benito Juárez (Cancún), quedará en manos de una alcaldesa del PVEM.

Google News

Déjanos tus comentarios