XALAPA, VER.- A casi un año de iniciado el confinamiento en México por la pandemia de  Covid-19, miles de negocios han cerrado alrededor del país y el desempleo ha obligado a las personas a buscar nuevas alternativas para subsistir.

Las redes sociales han jugado un papel fundamental en la economía de los mexicanos, pues a través de grupos de Facebook mujeres y hombres ahora venden sus productos y servicios para sostener la economía de sus hogares.

También te puede interesar: Jóvenes e independencia, el gran reto de 2021

Así surgieron las llamadas “Nenis” (Nueva Emprendedora de Negocios por Internet) y los Bros, hombres y mujeres quienes por grupos de Facebook, principalmente y WhatsApp venden productos o alimentos en los que la clave es ir a entregar en algún punto de la ciudad.

Las vendedoras lograron introducir a través de las redes sociales:

  • Ventas por catálogo.
  • Artículos novedosos
  • Postres.
  • Alimentos preparados en casa.
  • Antojitos,
  • y artículos de inventarios de los comercios cerrados.

Rafael Vela Martínez, Doctor en Finanzas Públicas e investigador de la Universidad Veracruzana, señala que la gente joven, quien es la que se ha incorporado a este nuevo mercado, lo hace para reactivar la economía meramente personal, no de un comercio informal.

“Ellos están buscando cómo sobrevivir, la gente se está muriendo de hambre, es lo que no les está quedando claro a quienes están gobernando”, dijo en entrevista para Excélsior.

Ada Reyes, una más de las Nenis, las define como mujeres emprendedoras que en ocasiones se arriesgan a salir a entregar productos a puntos muy lejanos y en ocasiones les han fallado o incluso las han estafado. “Sin embargo, son personas que tienen un trabajo honrado y muy querido”.

“Amo a todas mis Nenis, desde las que me compran hasta a las que les compro, juntas siempre saldremos adelante”, menciona Ada Reyes en un mensaje por internet.

Las ventas por catálogo

Ada, se ha incorporado a este movimiento a través de las ventas por catálogo, que le han retribuido al mes un aproximado de 3 mil pesos, con lo que ayuda al salario de su esposo.

Por Facebook y Whatsapp ella digitaliza y ofrece sus catálogos; aunque también hace promociones de tandas con los productos más costosos y sorteos para sus fieles compradoras.

La mayor parte de sus clientes son mujeres jóvenes, debido a que las personas mayores aún no están acostumbradas a adquirir productos en catálogos de formato PDF.

Google News

Déjanos tus comentarios