CHETUMAL, QR.- Las pescaderías de la capital del estado lucen abarrotadas este fin de semana, lo que ha provocado la escases de algunas especies de peces y mariscos. También se han violado los protocolos sanitarios por Covid-19.

La Semana Santa trajo un respiro económico para los comerciantes de productos del mar en esta ciudad. Los días de mayor venta cada año son el Viernes Santo, Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección, de acuerdo con los locatarios.

También te puede interesar: Fiscalía investiga a funcionarios municipales por muerte de Leo

Desde febrero pasado, y luego de más de un año de complicaciones económicas, las ventas subieron en un 15 por ciento.

Este fin de semana, considerado el más importante para los empresarios del ramo, las ventas se elevaron en más del 50 y 70 por ciento en los cerca de 20 negocios del giro en la ciudad, principalmente en los mercados públicos.

Las especies de mayor demanda son:

  • Mero
  • Pargo
  • Boquinete
  • Chihua
  • Mojarra
  • Cazón
  • Picuda
  • Corvina
  • Caracol
  • Camarón
  • Pulpo
  • Ostión
  • Jaiba.

La economía de las familias no fue impedimento para que adquirir productos en estos días de la cuaresma, pues el precio más económico es el de la mojarra a 70 pesos el kilo. Mientras que, el costo más alto es de las especies es el de la corvina, pargo y abadejo, que se oferta en 190 pesos el kilo.

Veta de especies riesgosas para la salud

Aunque la Comisión Federal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha realizado inspecciones en cuanto a la sanidad de los productos, en los negocios se vende especies que podrían ser tóxicos en esta temporada, como la picuda.

El año pasado, por lo menos 20 personas resultaron intoxicadas por una sustancia conocida como la ciguata, varios enfermaron de gravedad y se registró una muerte.

El periodo en que se presenta la ciguata es de marzo a agosto, de acuerdo con la propia Secretaría de Salud (Sesa), y pese a lo ocurrido el año pasado, no hay ninguna campaña informativa.

Especies escasean

En el recorrido hecho por los mercados la gente ya no pudo adquirir algunas de las especies que se ofertan en las pescaderías, por la alta demanda de la temporada.

Algunos productos son:

  • Mero
  • Boquinete
  • Pulpo
  • Caracol.

A parte del consumo directo de las familias, muchos de los restaurantes que elaboran platillos con estas especies, se anticipan a la temporada y se surten en las pescaderías locales, lo que provoca un efecto d escases de productos.

Aumento de precios

Lucía Hernández, asidua cliente de las pescaderías instaladas en el mercado Lázaro Cárdenas, destacó el aumento de precios, como sucede cada año.

“Los precios incrementaron hasta en 20 pesos promedio en algunos productos, siempre es lo mismo y los negocios argumentan que por la temporada siempre hay escasez, o debido al precio de la gasolina o el transporte”.

Para Raúl Caamal, el aumento de los precios ya es una práctica común, no solo en Chetumal, sino en todo el estado.

“No tiene que ver con la escasez, sino con la temporada porque saben que la gente, sobre todo la católica se vuelca a comprar este tipo de productos por sus creencias y no hay ninguna autoridad que meta orden”.

Protocolos sanitarios sin respetar

La sana distancia no se respeta en estos espacios de venta de pescados y mariscos. En algunos casos hubo enormes filas, un ejemplo es el mercado Lázaro Cárdenas.

El exceso de personas que acudió a comprar generó amontonamientos y aunque se trató de regular, fue imposible. La Cofepris solo se centró en la calidad de los productos, pero no en los protocolos sanitarios.

Banner Google News

Déjanos tus comentarios