joven en silla de ruedas por anestesia
Joven en silla de ruedas por anestesia presuntamente mal aplicada. Foto: David Acosta

CHETUMAL, QR.- Carmen de Jesús Peraza Pinto permanecerá en silla de ruedas por aproximadamente un año, luego que le fue presuntamente mal aplicada la anestesia durante una cirugía en el Hospital de Zona del Instituto Mexicano del Seguro Social de Chetumal.

Fue el propio joven de 25 años quien informó de su condición de salud, pues asegura que la institución pretende proteger al responsable.

También te puede interesar: Rehabilitan escuelas con material sin alto valor en el mercado negro

Contó a Ruptura 360 que el 16 de septiembre pasado fue ingresado de emergencia al hospital por un cuadro de apendicitis, lo cual resultó en una intervención quirúrgica de urgencia ante la posibilidad de una peritonitis.

Previo a la cirugía le fue aplicada la anestesia general, conocida como “raquea”, para que se le pudiera practicar la operación.

El problema ocurrió al terminar los efectos de la anestesia, cuando se percató que no podía caminar.

Los médicos en ese momento le informaron que solo se trataba de una hinchazón producto de la cirugía, pero que pasarán algunos meses para que recupere el movimiento de la parte baja del cuerpo, en específico las piernas.

Por la preocupación acudió con un especialista de una clínica particular. Fue ahí donde conoció la realidad de su situación.

El diagnóstico fue una lesión grave en la médula espinal y por tanto, tendrá que llevar un tratamiento costoso y por lo menos, de un año para volver a caminar.

Denuncia aplicación de anestesia en la Fiscalía

La situación lo orilló a interponer su denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado (FGE), aunque dicho recurso legal no ha tenido avance.

El problema va en ascenso, pues es trabajador de una tienda de conveniencia y apenas cuenta con un sueldo de cuatro mil pesos mensuales.

Está casado y a cargo de la manutención de sus padres. Por su edad, le fue informado que no tiene derecho a pensión.

Requiere de medicamentos constantes para mitigar los dolores y algunos no los proporciona el IMSS, por lo que tiene que conseguirlos por cuenta propia.

Su madre, Azucena Pinto Hernández, así como sus familiares, exigen justicia, toda vez que además durante su periodo de internamiento en el hospital fue tratado de forma degradante, al grado que le sirvieron comida descompuesta.

Por lo anterior el joven acusó negligencia médica y señala directamente a la persona encargada de aplicar la anestesia, de su situación, a quien el IMSS, comenta, intenta proteger.

Google News

Déjanos tus comentarios