CHETUMAL, QR.- Por órdenes específicas del Subsecretario de Seguridad Pública, Jorge Ocampo Galindo y la Directora de Asuntos Internos, Zuleima Guadalupe Sánchez Pineda, le pretenden arrebatar su plaza laboral a Guillermina Hernández Romero, jefa de Asuntos Internos en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal.

La afectada se desempeña como jefa del Departamento de Asuntos Internos, es víctima de humillación, discriminación y segregación, ya que desde hace tres días fue confinada a un pasillo de la Dirección de Tránsito, debido a que se negó a entregar su plaza.

También te puede interesar: Confinan en un rincón a jefa de Asuntos Internos por no entregar su plaza

Hernández Romero señaló en entrevista con R360 que el problema inició desde agosto del año pasado, cuando la entonces directora de Administración, Gabriela Lagunas, le dijo que Ocampo Galindo y Sánchez Pineda requirieron su plaza, para entregársela a otra persona.

 

En su momento le ofrecieron una plaza de menor nivel y sueldo, para que no se quedara sin trabajo, además le prometieron que se mantendría en la Dirección Jurídica en la que estaba comisionada.

De este esta plática hay evidencias, pues proporcionó a Ruptura360 los audios que demuestran las intenciones de sus superiores. El ofrecimiento en su momento fue plaza nivel 600 o 700, mientras que la Jefatura de Departamento es 500.

 

Hace un mes hubo fue citada a otra reunión en la cual le volvieron hacer patente el requerimiento de su plaza y ante una nueva negativa, la enviaron a un “rincón” en la Dirección de Tránsito.

Jefa de asuntos internos cuenta con servicio de carrera en la SSP

Hernández Romero es una mujer preparada y con experiencia laboral probada en la Secretaría de Seguridad Pública, a cargo de Lucio Hernández Gutiérrez.

Ella ingresó hace aproximadamente 15 años en la institución policiaca como Asesora Jurídica. Posteriormente fungió como encargada del Área Jurídica del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal; después llegó como Jefa de Asuntos Internos y seguidamente como responsable de la Dirección de Empresas Privadas.

Tiempo después fue comisionada a petición de sus superiores, por su capacidad, como instructora del Consejo de Honor, como encargada del Área Jurídica del Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza (C3) y al Área de Normatividad de la Dirección Jurídica.

Ante el presunto hostigamiento para que dejara su plaza, porque presuntamente no cumplía funciones propias de su encomienda de acuerdo con su cargo y pese a que sus mismos superiores la comisionaron, pidió su reincorporación a su plaza: la Jefatura de Asuntos Internos.

Además de ser licenciada en Derecho por la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), durante su estancia en la SSP logró terminar una segunda carrera: la Licenciatura en Psicología Clínica y es también pasante de la Maestría en Psicología Jurídica. También cursó diversos diplomados en temas propios de su perfil profesional.

Una trayectoria intachable

En sus 15 años en la SSP, la jefa de Asuntos Internos no ha tenido ninguna falta o acta administrativa que desacredite su trabajo. Siempre se ha conducido con honestidad y ética.

Eso le ha valido que sean sus jefes quienes la comisionen a ciertas áreas específicas. Ha demostrado el dominio del conocimiento jurídico y de las funciones de las diversas áreas por las que ha pasado.

Es meticulosa en su trabajo y se ha desempeñado con institucionalidad. No se mete con nadie, por ello le extraña la forma en que es tratada, luego que toda su carrera profesional la ha dedicado a la SSP, pues ingresó a la dependencia recién egresada de la Uqroo.

Jefa de Asuntos Internos
Guillermina Hernández Romero, jefa de Asuntos Internos, Foto: David Acosta

La abogada explicó que cada unidad administrativa tiene un objeto de ser, que es cumplir con las atribuciones del Ejecutivo estatal, pero auxiliado con las dependencias, que ya pasan a ser facultades de los secretarios de gabinete, en este caso de Seguridad Pública.

El objeto de ser de la Dirección de Asuntos Internos es vigilar que el comportamiento del personal policial sea apegado a la norma, es decir que la actuación sea conforme a derecho, que todo acto de autoridad sea fundado y motivado.

Para vigilar que el personal administrativo haga su trabajo conforme a lo que establece la normatividad, está la Contraloría Interna, órgano a quien le envío el oficio respetivo de su situación y no se ha pronunciado al respecto, lo cual consideró preocupante.

Pero al igual que la contraloría, la Dirección de Asuntos Internos debe ser ejemplo de respeto a las leyes, pero en este caso es la que está violentando derechos laborales y humanos.

“Es como si yo como abogada que sé lo que está prohibido le robara a mi vecino; soy abogada y mi actuar debe estar conforme a la ley, si no cometo un delito”, agregó.

Confinan a la directora de Asuntos Internos… ¡a un  rincón!

Actualmente Guillermina está confinada a un pasillo de la Dirección de Tránsito, que no le permite realizar de manera adecuada su trabajo y ni siquiera sus necesidades fisiológicas.

Como parte de su trabajo maneja expedientes delicados que no puede descuidar, no cuenta con un espacio seguro para resguardar la documentación.

“Creo que están buscando que cometa un error, que se me pierda un expediente o documento para que entonces sí tengan justificación para quedarse con mi plaza”, consideró.

Aunque dijo ser muy cuidadosa y tiene impedimentos hasta para ir al baño, se las arregla para desempeñar su trabajo de la mejor manera.

La Dirección de Asuntos Internos, dijo, se encuentra en el mismo edificio de la Dirección de Tránsito.

El inmueble alberga a la Policía Estatal Preventiva (PEP) y a diversas unidades administrativas, entre ellas las de Asuntos Internos, que cuenta con una oficina amplia en donde hay alrededor de 10 escritorios.

La jefa de Asuntos Internos es la segunda en la jerarquía de la Dirección y pese a ello por órdenes de Sánchez Pineda fue puesta en un rincón de un pasillo.

Su horario laboral es de 12:00 a 20:00 horas, su trabajo es mayoritariamente por la tarde y pese a que no se queda nadie en la oficina, además de que hay suficiente espacio, no se le permite ingresar.

Se le quiere hacer firmar por equipo de cómputo que no tiene en su poder, el cual está en el interior del Área de Asuntos Internos.

Bajo sueldo y la presionan con quitarle su compensación

Guillermina gana actualmente un promedio de 13 mil pesos mensuales, de los cuales alrededor del 50 por ciento es de compensación.

Su sueldo bruto quincenal es poco más de seis mil pesos, que será lo que percibirá al mes si le cancelan la compensación.

Durante su vida laboral logró obtener dos viviendas de interés social, que está pagando únicamente con sus percepciones salariales. Por cada una quincenalmente destina mil 400 pesos, es decir casi su sueldo base.

De quedarse sin su compensación le quedará un promedio de 400 pesos mensuales de sueldo.

Para retirarle está prestación pretenden no asignarle funciones a su cargo como Jefa del Departamento de Asuntos Internos.

Estrategia de defensa

Dada su situación y como abogada iniciará en breve el documento respectivo para interponer una denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo).

La jefa de Asuntos Internos dijo que es necesario defenderse, aunque asegura que independientemente de su denuncia, el órgano autónomo tiene la facultad de atraer el caso, pero hasta el momento no la han contactado.

En el mismo sentido promoverá un juicio de amparo, para evitar sea removida de su plaza laboral.

Consideró que este tipo de actos que atentan contra el trabajo de las personas y los derechos humanos se han normalizado, aunque dejó en claro que ella no está dispuesta a ceder, pues la Constitución estatal y federal la respaldan.

Google News

Déjanos tus comentarios