CHETUMAL, QR.- En el estado se han detectado casos de renta de vientres o maternidad subrogada, una práctica en la que se cobra hasta 2 millones de pesos, de acuerdo con la colectiva Marea Verde.

Acusó que esta actividad es una forma de explotación de la mujer, pues se trata de la renta de su cuerpo para la gestación de un bebé que no es suyo.

También te puede interesar: Cobra la pandemia la vida de mujeres embarazadas en Chetumal

Integrantes de Marea Verde señalaron que en el estado existen “granjas” de mujeres en condiciones deplorables durante el proceso de gestación.

Comentaron que para esta actividad se utilizan regularmente empresas intermediarias, que son las que finalmente se llevan las ganancias.

Problemática

Por una maternidad subrogada se cobra hasta 2 millones de pesos, pero las mujeres que gestan el producto solo se quedan con una cuarta parte, informó la colectiva.

El problema es que generalmente se aprovecha las condiciones de vulnerabilidad emocional y también económica para llevar a cabo la renta de vientres, según Marea Verde.

Ariadne Song Anguas, integrante de la colectiva Femenil Xtabay, mencionó que la agrupación está en contra de esta forma de maltrato.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

Precedente

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ya se pronunció al respecto y permitió que una empresa extranjera que opera en el estado de Tabasco realice esta práctica.

“Aunque no hay claridad de la forma en que se lleva a cabo este tipo de actividades, pues no se establecen cláusulas que protejan al menor y a la propia madre”, indicó Song Anguas.

Agregó que si el menor resulta con alguna enfermedad o con malformaciones congénitas no se especifica qué procede al respecto, tampoco hay apartados en lo que se proteja a la madre en caso de que se arrepienta de entregar al producto.

Sin regulación

“Muchos de los bebés que resultan enfermos son abandonados y en estado de indefensión, no hay un pago compensatorio para las mujeres que gestan el producto”, reclamó.

“No se garantiza que se hagan estudios médicos y demás para evitar complicaciones de salud para la madre y el bebé durante la gestación”, añadió.

Song Anguas consideró que el mercado de este tipo de actividades es preponderantemente extranjero y muchas veces se relaciona con actividades del crimen organizado.

También te interesa: Quintana Roo, con cielo parcialmente nublado y chubascos

“Es difícil tener cifras oficiales de esta actividad en Quintana Roo, pero ello no significa que no esté ocurriendo”, concluyó.

Google News

Déjanos tus comentarios