Esta semana hacemos una pausa en la sección de los videojuegos más valiosos, para hablar de un tema que a los coleccionistas nos interesa: la nostalgia y la Navidad.

Si bien es cierto que las redes sociales están cada vez más invadidas de nostalgia, ese fenómeno genera millones de ganancias y ha hecho que marcas o sagas como Pac-Man, Pokémon o Super Mario se mantengan renovadas, es porque los coleccionistas retro somos, en su mayoría, adultos que podemos pagar nuestros “lujos”. Es un hecho, la nostalgia vende.

También te puede interesar: Retrocollector: Dónde comprar videojuegos retro

Estos mismos adultos, somos una generación que creció completamente con los videojuegos y evolucionamos con ellos. Recordamos los “viejos tiempos” de las consolas que hoy son retro, pero que en su momento nos compraron como la última novedad. Aquel nivel que nos tuvo quebrándonos la cabeza por días, porque el Internet era aún un lujo para México y no existían guías que te decían cómo proceder o desbloquear el nivel.

Los videojuegos siempre serán atemporales para mí, porque como coleccionistas luchamos por preservar y mantener viva esa pasión por las consolas antiguas; sin entrar en el debate si los videojuegos retro son mejores o representan un mayor desafío que los actuales, simplemente por guardar un gran instante de nuestra niñez y adolescencia en cada mueble, en cada estante o en cada rincón.

Navidad, especial para coleccionistas de la nostalgia

Por ello, Navidad es una época tan especial para el coleccionista retro… ¿quién de nosotros no recibió (o deseó con todas sus fuerzas) el primer Game Boy Color?, ¿a quién no se le iluminó la cara y abrió su primera SNES o Nintendo 64 traída por Santa Claus o los Reyes Magos, con una sonrisa de oreja a oreja?

Eso es lo que nos genera la Navidad y no importa si hoy somos treintañeros (o hasta más) y seguimos jugando videojuegos, no importa si seguimos dándonos “nuestros lujos” como coleccionistas o también tratamos de introducir a las nuevas generaciones (primos, hermanos más pequeños o hasta hijos) en este gran hobby, la Navidad siempre será ese motivo y pretexto perfecto para unir a una persona más a este estilo de vida que llegó para quedarse.

No importa que famosos youtubers hoy se suban “al tren” del coleccionismo retro (y de la nostalgia), aunque parezca una moda, estoy contento que las nuevas generaciones puedan experimentar y probar los videojuegos que hicieron enorme a esta industria que hoy ha mutado a niveles impensados. Es irrelevante si juegas a Super Mario 3 o a Fortnite, si prefieres International Super Star Soccer o FIFA… a todos nos une la misma pasión: los videojuegos.

¡Mis mejores deseos en estas fiestas decembrinas! Y espero que no les falte su deseo gamer favorito de esta temporada bajo el árbol (de mi parte, a cruzar los dedos por la nueva Nintendo Switch Oled y algunos peluches de Pokémon).

¡Hasta la próxima semana! Ahora sí continuaremos con uno de los principales precursores de la industria, Atari y sus videojuegos más valiosos.

Google News

Déjanos tus comentarios