La llegada del internet y el gran avance tecnológico que se ha desarrollado en la sociedad han dado la oportunidad a los fanáticos para crear sus propios productos que con mucho esfuerzo y talento, llegan a ser ampliamente reconocidos en la web e incluso por los propios creadores de la idea original.

De esta forma es como ha quedado evidenciado que el fan tiene un gran potencial para desarrollar ideas nuevas, y esto sucede en todos los nichos, desde el cine hasta los libros, y por supuesto, los videojuegos.

También te puede interesar: Entre juegos y letras: Los motores gráficos revolucionaron los videojuegos

A los proyectos que están hechos por las comunidades de una franquicia se le denominan  Fanmades, el cual es literalmente una nueva forma que otorgan los fans a un producto ya creado.

En el caso de los videojuegos lleva por nombre fangame, proyectos desarrollados por pequeños grupos de personas —o inclusive una sola persona— que colocan todo su esfuerzo y ganas de rendir un homenaje a su entrega favorita, siendo así un término ya usual en la comunidad.

Es posible decir que estos juegos son “una carta de amor” hacia la franquicia hecha por los fans, pero en numerosas situaciones no son bien recibidos por una compañía, debido a los problemas legales que conlleva. Aquí es cuando debe plantearse la importancia y relevancia que tienen los fangames dentro de la industria.

Proyectos titánicos hechos con esfuerzo

Como bien mencionaba, esta clase de juegos se desarrollan a una escala sumamente inferior a la de un juego común, ya que al no contar con una empresa adecuada, el software necesario y posiblemente la experiencia y personas para hacerlo, simplemente son proyectos titánicos para cualquier persona que desee incursionar en este mundo.

Hoy día no se tiene conocimiento de la cantidad de fangames que han aparecido en el  mercado, ya que no existe un registro, pero sobre todo porque muchos de ellos no logran salir siquiera de la etapa de desarrollo.

Sin embargo, existe una cantidad considerable de juegos que han comenzado así y han logrado una gran recepción por la comunidad, llegando incluso al nivel de recibir apoyo por parte de estudios o las propias compañías, pasando a ser lo que conocemos como “desarrolladores de videojuegos indies”.

Incurrir en la tarea de desarrollar un fangame hoy en día se ha vuelto algo más “sencillo y accesible” gracias a herramientas tan fundamentales como los motores gráficos que se han creado con los años para todo tipo de juegos, desde RPG hasta juegos de lucha.

Es de esta manera en como se comienzan a forjar grandes ideas. Los videojuegos nacen de la experimentación, y las grandes mentes detrás de ellos también tuvieron que empezar de cero, es por esta misma razón que es posible ver el gran talento de las personas.

Grandes joyas de internet

Dentro de la gran comunidad de jugadores es posible encontrar numerosos casos en los cuales una franquicia famosa haya inspirado algún fangame de alguna forma, ya sea por su historia o jugabilidad, e incluso recursos del propio juego para desarrollar su propia interpretación de un nuevo título.

Esto es algo que con seguridad se puede decir que ha sucedido desde el nacimiento en esta industria, a pesar de los pocos ejemplos que hay.

No sería hasta 2006 que llegaría uno de los mejores exponentes de estos juegos, y con esto hago referencia a Super Smash Flash, una adaptación creada con el motor grafico Flash (ahora extinto) del exitoso Super Smash Bros de Nintendo, dando la oportunidad de poder jugar —ahora en computadora— un combate con personajes que venían del mismo juego, pero además, añadiendo personajes completamente nuevos, dando a las personas una experiencia totalmente gratificante.

Fangames de jugadores para jugadores
Una versión de SMB que iguala al originial (Cortesía: Traidupin)

De esta forma es posible mencionar otra franquicia que nació como un indie y ahora se presenta con los grandes triples A, además de ser uno de los juegos que ha inspirado más fangames desde su salida: Five Nights at Freedy’s, desarrollado por Scott Cawthon en 2014 como un juego de terror Point and Click. Ha inspirado a una gran comunidad a crear sus interpretaciones, llegando al punto de que el propio Scott apoyaría a tres de los mejores proyectos, siendo quizá el más destacable The Joy of Creation: Reborn.

La lista podría seguir con los apoyos de Capcom hacia fangames de Megaman; Pokémon Uranium, e inclusive la gran cantidad de interpretaciones de Mario y Sonic que ahora son clásicos de internet. Esto es solo una pequeña mención y demostración de que los videojuegos han sido la motivación para que se incursione en este mundo.

La situación legal de los fangames

Quizá uno de los temas que más conlleva la “supervivencia” de estos juegos se debe a los problemas con los derechos de autor, ya que en numerosas ocasiones a las compañías no les acaba de agradar la idea de que personas puedan desarrollar juegos de sus franquicias sin su permiso, lo que incluye personajes, historia, música e incluso escenarios.

Algo similar sucede con la remuneración debido a que estas personas si quieren pasar desapercibidos no deben cobrar un solo centavo por su desarrollo, ya que de esta forma se mantienen al margen de esta delgada línea de la legalidad en la que se debate su mera existencia.

Uno de los casos más conocidos por la comunidad es la postura conservadora de Nintendo y sus famosos cese and desist (cese y desista, por su traducción), un movimiento legal que obliga al retiro del contenido si no buscan un conflicto legal. Es así como la Gran N este año ha dado de baja 379 fangames, lo que da una idea de la situación que sucede normalmente con estos proyectos.

Ahora bien, casos como el de Junichi Masuda, uno de los principales responsables de varias entregas de Pokémon, en una entrevista a Kotaku apoyaba a estas personas a incursionar dentro del desarrollo de videojuegos, siendo esta postura similar a la que iniciaría Sega en 2016 con los juegos de Sonic.

El ámbito legal es sin duda el verdadero reto de los fanmades, ya que si quieres reconocimiento es necesario exponerte, pero si lo haces el riesgo de una demanda es muy alto. Por ende, es común que situaciones como estas sucedan, dejando grandes proyectos fuera del internet.

Apuestas que valen la pena

El desarrollo de videojuegos es un proceso realmente complicado, y mucho más para las personas que no poseen un conocimiento o recursos suficientes para dar el máximo posible. Aun así, el hecho de que existan estos proyectos los cuales conllevan esfuerzo y talento demuestran de lo que está hecha la comunidad de jugadores.

Por otro lado, las compañías seguirán viendo con malos ojos a los fangames, ya que deben proteger sus licencias de sus juegos, siendo esta una situación que no cambiará en un futuro cercano.

También te podría interesar: Entre juegos y letras: La revolución de los videojuegos indie

Sin embargo, el hecho de demandar a diestra y siniestra a cualquier proyecto, sobre todo si ya tiene un lugar reconocido por la comunidad, puede manchar la imagen de una compañía y dañar los lazos con su comunidad.

De cualquier forma, estos juegos se mantienen vivos en internet gracias a una gran comunidad que los aprecia y mantiene en vigencia de cualquier forma. Al final, la creación de estas “cartas de amor” hacia una franquicia merecen una oportunidad por parte de todos para reconocer y respetar el esfuerzo que conlleva hacerlos.

Google News

Déjanos tus comentarios