terrenos de Vulcan
Vista aérea de los terrenos de Vulcan, en la parte continental de Cozumel. Foto: Milenio

COZUMEL, QR.- Vulcan Materials Company no engañó al Presidente Andrés Manuel López Obrador ni al gobierno de México con relación a la extracción de material pétreo que realiza su subsidiaria Sac Tun (antes Calica) y desmintió que se haya llegado a un acuerdo, como lo dio a conocer el titular de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

La vicepresidenta de Asuntos Públicos y Comunicación Corporativa de la empresa estadounidense, Janet Kavinoky, confirmó lo anterior en entrevista al diario Milenio y reiteró que nunca se llegó a un acuerdo para frenar los trabajos en el predio La Rosita, recientemente clausurado por al Secretaría de Medio Ambiente y Recurso Naturales a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

También te puede interesar: Clausura Semarnat predio de Calica; Vulcan acusa arbitrariedad

La vocera de Vulcan Materials Company manifestó que los directivos de su empresa se encuentran sorprendidos por el giro que dio la relación con el gobierno mexicano, cuando el presidente instruyó a la Profepa clausurar el predio de La Rosita, pues nunca existió un acuerdo para dejar de explotarlo, sino que se encontraban en conversaciones para alcanzar un trato.

El pasado 22 de abril, en La Mañanera en Palacio Nacional, el titular de la Secretaría de Gobernación adelantó que había una acuerdo con Vulcan Materials Company para convertir en parque natural sus terrenos impactados en la parte continental de Cozumel.

Ese día, Hernández López mencionó que Vulcan Material Company pidió que hubiera una estación del Tren Maya y a cambio se comprometía a donar una parte del terreno para que se pudiese construir ahí, aunque el secretario de Gobernación precisó que esto aún no había sido aceptado por el Gobierno de México.

Janet Kavinoky negó que hubiera un acuerdo, “sé que el secretario (Adán Augusto) López había dicho que había un acuerdo, pero esa no fue nuestra impresión. Estábamos trabajando para llegar a un acuerdo. Todavía quedaban algunas decisiones por tomar antes de que pudiéramos tener algo vinculante y en papel, pero sentimos que íbamos en esa dirección, y es por eso que el cierre fue una sorpresa”.

Terrenos son propiedad de Vulcan, no son concesión

La representante de Vulcan explicó a Milenio que los terrenos en cuestión los han explotado desde 1986 porque son propiedad de la compañía y no forman parte de una concesión, y que para operar ahí, lo que los rige son permisos que periódicamente se renuevan de manera legal por parte de los gobiernos federal y local.

“La única concesión involucrada aquí es la concesión para operar la terminal de carga del puerto de Punta Venado”, precisó la funcionaria.

La funcionaria explicó que la compañía es propietaria de los predios de La Adelita, El Corchalito y la Rosita, el central, además del terreno en el que se ubica el puerto de Punta Venado.

En 2009 y 2017, los dos primeros fueron cerrados por las autoridades mexicanas. Eso derivó en el procedimiento de arbitraje internacional, en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en contra del gobierno mexicano, un pleito que se inició desde la administración del gobierno de Enrique Peña Nieto, y por el que se fijó una indemnización por aproximadamente mil 500 millones de dólares.

También te interesa: Acepta Vulcan convertir predios de Calica en parque natural y puerto

Kavinoky aseguró que la compañía no busca el dinero, sino poder seguir trabajando en los terrenos que son de su propiedad y en los que siempre han operado con permisos. Pese a cierre del último predio que seguían explotando, el de La Rosita, el puerto de Punta Venado, por el que sacan el material para trasladarlo a Estados Unidos, dijo que mantiene su concesión vigente, hasta 2037, para operarlo y con permiso actualizado, que le dio Aduanas en México en marzo, para importar y exportar materiales, pero precisó que en estos momentos no tienen ningún barco anclado.

Vulcan Materials ya inició una acción legal en un juzgado en México para enfrentar la clausura, pues, aseguró, que contaban con los permisos y los derechos para trabajar ahí. Sin embargo, manifestó que la compañía continúa abierta al diálogo con el gobierno mexicano para poder llegar a un acuerdo que les permita seguir trabajando en la zona, pero también para transformar los terrenos en un proyecto ecoturístico.

Google News

Déjanos tus comentarios