CHETUMAL, QR.- Un grupo ajeno a la administración municipal cobra el permiso de uso de vía pública a comerciantes ambulantes, semifijos y tianguistas en esta ciudad. Autoridades y sindicato alertan al comercio informal.

Desde hace semanas comerciantes han sido víctimas de acoso por parte de personas que se hacen pasar por personal de Fiscalización de la administración municipal.

También te puede interesar: Regresa Quintana Roo a clases virtuales… ¡en semáforo verde!

Este grupo, con identificaciones falsas, cobra el derecho de vía pública a comerciantes del sector informal, que se dedican a diversos giros, entre ellos:

  • Alimentos
  • Bebidas
  • Bisutería
  • Cinturones
  • Ropa
  • Juguetes
  • Gorras
  • Fundas para celulares
  • Cubrebocas

Lo anterior fue confirmado por el gobierno municipal, mismo que aclaró que es la única autoridad autorizada para cobrar este derecho.

El director de Fiscalización, Reglamento y Vía Pública del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, Daniel Jiménez Pérez, informó que se trata de supuestos representantes de la autoridad.

Pero advirtió que son ajenos al Ayuntamiento y que han usurpado funciones para realizar este cobro, que en el caso de ellos es ilegal.

Hasta el momento se han detectado cobros ilegales en sectores de:

  • Ambulantes
  • Comerciantes semifijos
  • Tianguistas

Aunque no se trata de un número considerable de casos, está ocurriendo, por lo que hizo un llamado las personas que se dedican a estas actividades económicas a tomar sus precauciones.

Hizo además las siguientes recomendaciones:

  • No entregar dinero a personas que no muestren su identificación
  • Los fiscales municipales autorizados otorgan un recibo
  • El recibo tiene membrete oficial y lleva folio
  • Si llega personal “nuevo” a cobrarles confirmar ante la autoridad competente
  • Todo cambio en el monto del cobro del derecho debe ser notificado con anticipación

El funcionario municipal destacó que el cobro es de 27 pesos diarios para el caso de los ambulantes y vendedores semifijos, mientras que los tianguistas pagan 20 pesos por metro cuadrado.

banda2

Las áreas de comida pagan de 100 a 200 pesos por metro cuadrado del espacio en vía pública, pues en este caso incluye el pago por servicio de recoja de basura y limpieza del área donde se establece el puesto.

Sindicato, en alerta

El líder de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), César Antonio Iuit, señaló que su agrupación afilia a cerca de 115 vendedores ambulantes.

Destacó que ya lanzó una alerta a sus compañeros, luego de que el sindicato se enteró de este tipo de casos.

Señaló que de igual manera se pondrá en contacto con las autoridades, para solicitar una lista del personal de fiscalización adscrito al área.

“Hay personal que ya no labora en la Dirección de Fiscalización y muchos de los compañeros no lo saben, algunos actúan de buena fe y pagan lo que corresponde a su cuota”, agregó.

El tema es que ha ocurrido que en ocasiones, aunque ya no pertenezcan a la administración municipal se quedan con su credencial y documentación, por lo que siguen cobrando de manera ilegal.

Esto representa un gran negocio, aseguró Antonio Iuit; tan solo en Chetumal y en los diferentes sindicatos hay por lo menos mil 200 vendedores ambulantes, comerciantes semifijos y tianguistas que pagan entre 27 y 200 pesos diarios.

Es necesario que la autoridad supervise el actuar también de sus fiscales para que no cometan abusos y si ya no laboran verificar que entreguen su credencial y documentos oficiales, además de informar a los comerciantes su baja.

Habla uno de los timados

Junto con su esposa, Carlos se dedica al comercio informal. Su giro son los alimentos y desafortunadamente, dice, ya fue victima de uno de los defraudadores.

Fue hace unas semanas cuando una persona llegó a su negocio y le pidió pagar lo que corresponde a su cuota; pagó 200 pesos.

Indicó que el presunto trabajador de Fiscalización le dijo que había olvidado los recibos en su vehículo, que solo iba buscarlos y se lo entregaba.

Carlos alcanzó a ver que la persona portaba un gafete, sin embargo, no identificó el nombre.

“No pregunté, porque al momento que iba a hacerlo me dijo que la nueva administración municipal había cambiado a varios trabajadores por pérdida de confianza, ya que abusaban de los comerciantes”, agregó.

Luego de ello fue por el recibo, pero ya no volvió. Horas después se enteró que a otros dos compañeros más le habían hecho lo mismo, pero que uno que logró darse cuenta del fraude, lo amenazó con destruir su negocio si decía algo.

El empresario informal dijo que no se trata de una persona sino de varias, por lo que exhortó a sus compañeros a estar alertas y ante cualquier abuso denunciar ante la Dirección de Fiscalización.

Google News

 

Déjanos tus comentarios