En política no hay coincidencias. El 3 de julio, la senadora Marybel Villegas Canché, en Chetumal, se autodestapó para la gubernatura de Quintana Roo. Tres días después, trabajadores del ex alcalde Carlos Canabal Ruiz, bloquearon la avenida Tulum en Cancún y atacaron a policías municipales para desestabilizar al gobierno de Mara.

El “nuevo activismo” de la senadora por Quintana Roo tiene fondo de revancha contra la reelecta Presidenta Municipal de Benito Juárez (Cancún), Mara Lezama, además de una ventajosa promoción de la figura de una legisladora que usa su tiempo y los recursos públicos para promocionarse en el sur del estado.

También te puede interesar: La senadora Marybel Villegas y el síndrome Gimmie Tha Power

En un evento de carácter privado disfrazado para promover la consulta del 1 de agosto para enjuiciar a ex presidentes, y que fue para agradecer a sus lideresas y líderes que acompañaron al ex candidato a la alcaldía de Othón P. Blanco, Luis Gamero, Canché Villegas prácticamente lo presentó, pese haber perdido la candidatura por violencia de género, como su ariete de campaña anticipada para su pretendida intención de ser gobernadora.

El camino apurado, ante tanta anticipación para los comicios de 2022, se basa en la confianza de ser apadrinada por un político que recientemente se ha destapado para la candidatura a la Presidencia de la República: Ricardo Monreal.

Pero así como ese mismo padrino la cobijó como precandidata a la alcaldía de Cancún, que perdió por cuarta vez, su apoyo en su camino a la gubernatura se vislumbra en otro fracaso rotundo, puesto que no será candidata por Morena al no tener la bendición del Presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque tenga la de Monreal.

Sin embargo, ilusionada con la posibilidad y alimentada su animadversión contra Mara Lezama, la senadora ya opera con otros actores, como Carlos Canabal, ex presidente municipal de Benito Juárez, la desestabilización del gobierno en Cancún.

El fondo es forma. A una la mueve el resentimiento, la revancha y la sed de poder; al otro, el interés económico de una ventajosa concesión del negocio de la basura que está en litigio.

El que salgan presuntos trabajadores que no son identificables como tales en Intelligencia México, a protestar así como así, sin que haya un antecedente detonador como en otros movimiento de origen social, y después agredan a las autoridades pese al diálogo abierto, es una jugada calculada.

Eso alimenta a los adversarios del proyecto reformador de la Cuarta Transformación en el municipio de Benito Juárez. Se nota en las redes sociales; perfiles que vomitaron toda clase de mentiras en la campaña de Mara, ahora subidos en otro tren de desprestigio contra quien ven como muy seria aspirante a la gubernatura de Quintana Roo.

Sociedad altamente politizada

Estas fórmulas de desestabilización, sin embargo, ya no tienen efecto más que en el activismo de alcoba de las redes sociales, que como se vio en la elección municipal de 2021, muy pocos efectos tuvieron entre los votantes.

La senadora y sus cómplices necesitarán más que movimientos de librito ante una sociedad altamente politizada, que de entrada ve en la senadora a una política chapulín, que ha saltado de partido en partido no por la convicción ideológica o de madurez, sino por el visible interés de hacerse del poder.

Y en cuestión de prestigio, Villegas Canché necesitará más que un milagro, para darse cuenta de que su animosidad contra la alcaldesa de Cancún, la llevará al mismo resultado que en la elección para la precandidatura: a un fracaso.

Así que para jugar, la senadora deberá optar por salir de Morena, lo cual implica alejarse de su padrino Monreal, o llevar a uno de los partidos rémoras, como Fuerza por México, para que impulsen su candidatura, de la mano de un declarado antagonista de la alcaldesa de Cancún, Issac Janix Alanís.

También te interesa: El Madrazo: Marybel Villegas y su alianza con los mass media

Y parte del juego, es apostar por la desestabilización de la administración de Mara, la alcaldesa que se convertirá en la primera mujer gobernadora de Quintana Roo por sus logros, entre los principales, no endeudar al municipio como lo han hecho sus antecesores, un éxito que impacta en la economía del principal municipio turístico de México.

Google News

Déjanos tus comentarios