La senadora panista Mayuli Martínez Simón se atrevió a criticar el gabinete de Carlos Joaquín González, al señalar que no ha estado a la altura, que no tiene sensibilidad y compromiso, en su afán de captar reflectores en busca de la candidatura por la gubernatura.

Lo que no dijo la legisladora federal es que ella es parte del gabinete “ampliado”, sí, de ese que trabaja para Carlos Joaquín a través del Partido Acción Nacional (PAN) y que ha sido designado por el propio gobernador en los espacios de elección popular.

También te puede interesar: ¡Gracias Carlos Joaquín!: Quintana Roo tiene la gente más pobre del país

A Mayuli ya se le olvidó que en su paso por el Congreso del Estado fungió más como empleada del gobernador que como legisladora, pues obedecía ciegamente a sus intereses.

Fue parte de una comparsa y cómplice junto con sus otros compañeros del PAN. Ni qué decir ahora como legisladora federal.

Su trabajo al frente de la XV Legislatura tuvo una evaluación reprobatoria, misma que se reflejó al perder las elecciones cuando intentó ser senadora por elección de voto directo y que con argucias, que el propio gobernador avaló, fue puesta en la lista de plurinominales.

Pero ni siquiera por esa vía llegó, sino que arribó al Senado por el principio de primera minoría, es decir de “repechaje” logró colarse a un curul.

Lo interesante aquí, es que ya sus asesores le dejaron en claro que una de las acciones que debe emprender de inmediato es desmarcarse de su “jefe político” Carlos Joaquín, de quien ahora está haciendo “leña del árbol caído”.

A la yugular de Carlos Joaquín

Pues no se trata de los secretarios de gabinete que no estuvieron a la altura, que no tuvieron visión, sensibilidad o compromiso, sino es la yugular de Carlos Joaquín.

Deja implícito con estas declaraciones que el culpable del mal gobierno, que hoy hasta los panistas critican, fue el gobernador por no cambiar a tiempo a esos funcionarios, o lo que es lo mismo, las malas decisiones.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

Más claro, “la culpa no es del indio sino de quien lo hace compadre”.

Si la legisladora federal piensa que la crítica sobre el gabinete no es electorera, entonces el cuestionamiento para ella es: ¿por qué a estas alturas? Si los tropiezos y malas decisiones fueron desde el primer año de gobierno.

La ambición de los políticos no tiene medida, claro está que es mucho lo que está en juego.

Por eso Mayuli ya organizó sendas reuniones con periodistas para comenzar el juego del que quiere resultar como triunfadora, amén de las reuniones con grupos políticos.

Los asistentes a estas reuniones, al parecer, no salieron del todo contentos, pues las referencias hacia la senadora no fueron positivas.

Arma de doble filo

Desmarcarse del gobernador no es del todo malo, debido a que el rechazo a Carlos Joaquín crece cada día más, sin embargo, Mayuli debe medir bien sus pasos porque puede ser contraproducente para sus intenciones.

Ella conoce las condiciones internas del PAN, fue coordinadora de los candidatos a presidentes municipales en la elección de este año y la derrota salta a la vista.

Dividir no es la estrategia, pero brincar del barco cuando hace agua… sí, más si la crítica es contra quien la ha impulsado en su carrera política. Lo único que deja de manifiesto es que entre políticos no hay lealtades.

Aunque falta un trecho, una cosa es ser candidata y otra es lograr la victoria, sino que lo digan todos los perdedores panistas de las elecciones en el estado durante el sexenio de Carlos Joaquín. Los que han ganado han aplicado las viejas prácticas y la mayoría ni siquiera con eso. Al tiempo.

Payo Obispo

Al parecer, en la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) no marchan del todo bien. La Auditoría Superior del Estado removió a Francisco Silvestre Rello Aguilar como director general de Administración y Finanzas, por violar la normatividad de la casa de estudios al no contar con título profesional.

Rello Aguilar es incondicional del rector de la Uqroo Francisco López Mena y a pesar de ser destituido fue recontratado como asesor en la misma institución.

López Mena tiene una preocupación mayor, quiere perpetuarse más allá de la administración de Carlos Joaquín.

También te interesa: Desarrollo inmobiliario, una nueva amenaza en la Laguna de Bacalar

Ha empezado a mover sus hilos, según él, para hacer autónoma a la universidad, porque tiene miedo de ser removido por su falta de resultados en el cargo, que le fue otorgado como regalo de cumpleaños por el propio gobernador.

Banner Google News

Déjanos tus comentarios