Después de los apabullantes, sorpresivos triunfos de Morena durante la jornada en la que López Obrador se convirtió el Presidente de la República, la pregunta obligada era si el partido lograría mantener las preferencias en las siguientes elecciones -lo más difícil no es subir, sino sostenerse-, y a escasas semanas de los próximos comicios está la respuesta.

Como era de esperarse, los jerarcas del naciente partido pensaron que tener candidatos con la “marca” López Obrador sería patente de corso para garantizarles nuevas victorias, y negociaron candidaturas sin ton ni son, sobre todo con el repugnante Partido Verde, aunque también se brincaron las trancas en otros aspectos.

También te puede interesar: Advierte Gobierno de México repunte de Covid-19 en Quintana Roo

Uno de los que más ha llamado la atención, al menos en el caso de Quintana Roo, es el de las diputaciones federales, donde el nombre más sonado, aunque no precisamente por su popularidad, es el de la cancunense Anahí González Hernández, quien fuera dirigente estatal de Morena, y hoy es candidata ¡por el II Distrito Electoral!

Sí, leyó usted bien. No tendría nada de raro que aspirara a una candidatura, pero NO de un distrito que incluye los municipios de Othón P. Blanco, Bacalar, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, todos del sur de Quintana Roo, cuando la aspirante es originaria del norte, en una absoluta falta de respeto a los electores.

En tanto, por el Distrito I, que abarca los municipios de Cozumel, Solidaridad, Tulum, Isla Mujeres y Lázaro Cárdenas, y que, en teoría, debió corresponderle a ella, será abanderado el alcalde con licencia ¡de Isla Mujeres!, Juan Carrillo Soberanis. Ah, pero eso sí, “negociado” con el Verde, al igual que el caso de la también alcaldesa con licencia, Laura Fernández Pîña, quien irá por el Distrito IV (Cancún y Puerto Morelos).

El diputado Alberto Batún Chulim será su candidato en el Distrito III, en la franja norte de Cancún, al igual que los demás candidatos de Morena, como parte de la coalición “Juntos Haremos Historia”, que incluye al Verde y al Partido del Trabajo.

Candidaturas polémicas 

“Casualmente”, aprovechando esa coyuntura de inconformidad, que muy probablemente se transformará en votos en contra para Morena, algunos medios se han volcado en supuestas encuestas -que ni ellos mismos creen-, que arrojan como consecuencia que, ante la falta de un representante nativo del sur, surgen dos “héroes” del sur que sacarán al buey de la barranca.

¿Y sabe usted por quiénes se inclinan? La verdad es que está para reír: Por el controvertido “ahijado” del ex gobernador Roberto Borge Angulo, José Alberto Alonso Ovando, candidato del aborrecido PRI, en coalición “Va por México” con los cuestionados partidos que postularon al criticable gobernador Carlos Joaquín (PAN y PRD). Ya se imaginará, pues, quién lo impulsa.

Ahora bien, si el solo nombre de este candidato realmente indigna a quienes SÍ tenemos buena memoria, no resulta menor el nombre del segundo aspirante: Se trata no más ni menos que de uno de los vástagos del ex gobernador Mario Villanueva Madrid, el soberbio Carlos Mario Villanueva Tenorio, postulado por Fuerza por México.

La verdad es que resulta increíble que este personaje, cuya única virtud ha sido saber explotar el apellido de su convaleciente padre -a quien mejor debería dedicarse a cuidar-, aún quiera verle cara de tarados a los votantes, tras su pésimo paso por la política, donde, por lo que vemos, a los únicos que ha sabido “convencer” es a algunos medios.

Con un currículum en el que “dice” tener una Licenciatura en Derecho como nivel máximo de estudios -nunca exhibió su cédula profesional-, Carlos Mario parece sólo hacer política -muy mala, por cierto-, ya que nunca se sabe que se haya dedicado a otra actividad -mucho menos al litigio-, amén de haber pasado a la historia como el alcalde que sumió en la pobreza al municipio de Othón P. Blanco.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

Si bien a su antecesor en la silla, Andrés Ruiz Morcillo, se le cuestiona el millonario tema de las lámparas “Leds”, al que lo involucró el ex gobernador Félix González, Carlos Mario se pasó su trienio (2011-13) mintiendo a la población -de ahí el mote de mitómano-, con falsas promesas de las que invariablemente responsabilizó a la Federación, además de que para nadie fue un secreto sus dotes empresariales en eventos artísticos. ¿Recuerda usted (2011) cuando contrató a Chayanne?

Poco o nada bueno tenemos para recordar su errático paso como diputado local, al que llegó por la vía plurinominal, ¡gracias a su apellido! y al Partido Encuentro Social (2015-2017), aunque, al igual que anteriormente al PRI, renunció a ese instituto, tal y como hizo con el Partido Verde, muy posiblemente por no haber podido negociar ninguna posición…que hoy obtuvo con el naciente “Fuerza por México”.

Por otro lado, con una pésima redacción y ortografía que deja mucho que desear, nuestro personaje intentó justificar sus aspiraciones entre los que llamó sus “amigas, amigos, paisanos de la zona sur y la zona maya”, con un mensaje titulado “Porqué quiero ser candidato?” (sic).

Dijo: “Once años de experiencia política, dos veces diputado y dos años de presidente municipal, me permiten llegar a este punto de mi vida con una visión clara de los objetivos prioritarios para nuestros cuatro municipios del distrito 02 federal. Soy hijo de una leyenda política en Quintana Roo (lo único “bueno”), no tuve la oportunidad de tenerlo a mi lado en estos 11 años y dejarlo ser mi guía ante la adversidad política que se me avecinaba”.

“Cometí errores (al fin reconoce algo) como cualquier ser humano (lo tenía que “justificar”), pero aprendí de ellos (eso nadie se lo cree), también tuve logros y (un buen billete y otra candidatura) estas vivencias han forjado mi carácter para llegar a este punto en donde hoy tengo a mi padre más cerca que nunca (y sigue explotando el apellido)”.

“Su ejemplo, consejos y experiencia serán parte de mi guía en este nuevo proyecto político (otra gran mentira), su confianza en mi persona me anima a dar mucho más de lo que pudiera dar, porque no puedo fallarle a mi padre, a mi familia y a mi gente (ya lo hace desde hace 11 años)”.

“Hoy con nuevos bríos, con coraje, actitud, experiencia y voluntad de servir, humildemente te pido a ti ciudadano, paisano de la zona maya y de la zona sur, me des tu respaldo para representar dignamente a nuestra gente, me permitas defender de propios y extraños los valores del sur, levantar la voz y defender lo nuestro (lo mismo escuchamos cuando se postuló para OPB)”.

“Nuestro orgullo Chetumal, nuestras raíces Felipe Carrillo Puerto y José Maria (sic) Morelos y sin duda el gran potencial de nuestro querido Bacalar”.

Argumento de Carlos Mario Villanueva

“Se (sic) que no soy monedita de oro, porque mis acciones y decisiones en los cargos públicos que he tenido la oportunidad de ocupar, beneficiaron a unos pero afectaron a otros. Pero también se (sic) que he dado todo de mí en donde me ha tocado estar y con orgullo puedo decir que he aprendido la lección, he madurado y me siendo listo para enfrentar lo que viene con el orgullo de ser chetumaleño, de tener una leyenda como ejemplo y un Quintana Roo que amo”.

Hay mucha más tela de dónde cortar sobre el tema Carlos Mario, por cierto uno de los alcaldes cuya soberbia le llevó hasta a amenazar a un periodista local por haberle criticado, aunque su principal fama fue haber engordado las billeteras de sus amigos, con cargos como “asesores”, donde devengaban hasta 42 mil pesos mensuales, mientras sus trabajadores ganaban entre 3 y 4 mil pesos y las finanza municipales estaban para llorar.

¡Y todavía así le dicen una de las mejores cartas de la zona sur!

Candidaturas amarradas

No olvidemos que los nombres que se manejan están amarrados a las negociaciones de sus partidos y la mayoría tiene larga “cola” -como se dice en el “argot”-, por lo que es lamentable no voltear la cara hacia otros que son totalmente libres y, aunque también postulados por un partido, son mejor opción que muchos “quemados”. Nos referimos al empresario Víctor Zapata Vales, un desperdiciado, valioso chetumaleño.

También te interesa: Ratifica Laura Beristain compromiso con la rehabilitación de vialidades

El hombre no está acusado de haber estado involucrado con un mal gobernante (como Alonso Ovando) ni vive de la política, ni del apellido de su padre (como Carlos Mario)…, pero muchos siguen sufriendo de miopía.

(Luis A. Cabañas Basulto)

Banner Google News

Déjanos tus comentarios