El próximo 9 de septiembre, el gobernador Carlos Joaquín presentará su Quinto Informe de Gobierno ante el Congreso del Estado. El daño que le ha hecho a Quintana Roo y la falta de resultados solo han servido para hundir más al estado en una crisis.

Resta un año para que culmine la presente administración estatal y a Carlos Joaquín le quedó grande el cargo. La fuerza con que llegó aquel 25 de septiembre de 2016 se esfumó.

También te puede interesar: Desechan denuncias de Carlos Joaquín contra ex funcionarios borgistas

Por las promesas incumplidas, en su cuarto informe puso de pretexto la emergencia sanitaria por Covid-19, en el quinto hará lo mismo. Aunque la situación ha sido igual antes y después de la pandemia.

Algunos de sus proyectos “bandera”:

  • Complejo de Seguridad C5
  • Parque Industrial con Recinto Fiscalizado
  • Central de Abasto de Chetumal

Solo son muestra que no se tenía idea de las necesidades de la sociedad quintanarroense.

El C5 únicamente ha servido para presumir instalaciones de más de 376 millones de pesos y el uso más importante que se le ha dado es para eventos públicos, conferencias de funcionarios, velorios, paseos de periodistas y para dar “publicidad” a los delincuentes.

Aparejado a ello, nadie sabe qué pasó con las 3 mil cámaras de seguridad que se colocarían en todo el estado, mil 800 de ellas en Cancún. Cuyo costo de inversión fue de aproximadamente 3 mil millones de pesos.

En el Parque Industrial, recientemente inaugurado, se han invertido más de 100 millones y solamente tres empresas se han instalado, mismas que no hallan cómo sostener los 25 mil pesos promedio de renta mensual.

Este parque es para más de 60 empresas, la inauguración tiene que ver con el evento del 9 de septiembre próximo, algo hay que informar. La inversión total para este proyecto no llegará, al menos en este gobierno; se requieren de 3 mil millones de pesos.

La Central de Abastos de Chetumal todavía tiene problemas jurídicos de tenencia de la tierra, no se puede invertir hasta que se resuelva con el ejido de Subteniente López. La inversión total, ahora privada, es de 9 mil millones de pesos y ni siquiera lleva la primera piedra.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

En el tema de salud, los problemas saltan a la vista. El personal médico y de enfermería han exhibido las condiciones en las que trabajan en los centros hospitalarios, la crisis es generalizada en los nueve hospitales y 200 centros de salud. No hay camas, medicamentos, equipo, personal y se pone en riesgo la vida de los pacientes.

Parte de ello tiene que ver con la soberbia de Carlos Joaquín de negarse a firmar el acuerdo con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), por cuestiones políticas. A estas fechas aún está pendiente formalizarlo.

Pese a ello, ha hecho negocios millonarios con la colocación de carpas para atención de Covid-19, por más de 300 millones de pesos.

En el rubro de educación, de inicio, se invertirán 81 millones de pesos para reparar cerca de 350 escuelas que resultaron saqueadas durante la pandemia. Aún faltan recursos para la limpieza y rehabilitación del resto de los 2 mil 500 planteles públicos.

De forma presencial ni 100 escuelas públicas están operando. El cuestionamiento es: ¿qué se hizo con los millonarios recursos que se tienen como parte del presupuesto anual destinado para ello?

En el olvido está el nivel de aprovechamiento de los estudiantes con las clases a distancia.

La actividad turística solo vino a remarcar que en el estado es necesaria la diversificación económica, la crisis originada por la pandemia así lo demuestra. Carlos Joaquín la prometió y nunca llegó.

El campo, el comercio y la industria son actividades que en este gobierno no avanzaron, pero que en parte agudizaron el problema de la inseguridad, tema neurálgico para el estado y que tuvo su mayor ejemplo de fracaso con Alberto Capella Ibarra.

También te interesa: Analizan diputados protección de bordados artesanales en zona maya

Payo Obispo

La caída del Gobierno de Carlos Joaquín se observa hasta los mínimos detalles. Rosalía Janetti de Borge, esposa del ex gobernador Miguel Borge Martín, exhibió en redes sociales a Carlos Joaquín por colocar como eslogan de su Quinto Informe: “Con el esfuerzo de todos”, mismo que utilizó su marido durante su administración.

Google News

Déjanos tus comentarios