En una reunión con profesionistas de Quintana Roo, quienes le habían hecho patente su intención de acercase a él desde el inicio de la presente administración, el gobernador Carlos Joaquín González asistió para escuchar posturas de apoyo a su gobierno.

Una cosa son las quejas que se externan sobre esta administración en privado y otra lo que se les dice a las autoridades. Todos aprovecharon para agradecer y hablar bien de situaciones con las que no están de acuerdo.

También te puede interesar: Cancún avanza con la 4T; WTTC, sinónimo de reactivación turística

Después de atender las expresiones de los más o menos 40 asistentes de diferentes profesiones del sur del estado, Carlos Joaquín escuchó la opinión de Antonio Hoy Manzanilla, chetumaleño con amplia experiencia en cargos públicos estatales y federales, el único que no sacó la vuelta a la situación y lo enfrentó fiel a su estilo.

De boca de Hoy Manzanilla, Joaquín González escuchó lo que los chetumaleños comentan día con día, la inconformidad de los nacidos y avecindados de esta ciudad sobre las decisiones de este gobierno que ha sumergido a la capital de Quintana Roo en el peor de los abandonos, algo no visto ni siquiera en tiempos de Roberto Borge Angulo, por citar uno de los más criticados.

Antonio Hoy Manzanilla le dijo que su gobierno no había cumplido la promesa de cambio, pero sí había dejado a muchas personas de Chetumal sin empleo y que esos espacios se los habían asignado a personas que venían de fuera de la entidad.

Como de costumbre Carlos Joaquín González no escuchó y se enganchó en la discusión y de ésta salió una afirmación que hizo que más de uno de los ahí presentes levantara la ceja (porque fue lo único que se atrevieron a hacer): “en mi administración solo una persona vino de fuera, todos los demás son de Quintana Roo”.

Nombramientos de Carlos Joaquín

Solo por recordarle a Carlos Joaquín González el absurdo nombramiento de Alberto Capella Ibarra, quien fue traído del estado de Morelos con bombo y platillo para ocupar el cargo de titular de Seguridad Pública, que aparentemente (aunque Capella asegura que él sigue mandando en Seguridad Pública del estado) tuvo que abandonar, luego de que sus policías dispararon en contra de una marcha de mujeres en Cancún.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

Otro gris personaje traído del centro del país es el fiscal general del Estado, Óscar Montes de Oca Rosales, quien igualmente llenó la dependencia de gente de fuera. Las oficinas se han convertido en una romería donde cobran por todo, hasta por levantar una demanda.

Un ejemplo más, la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), Rocío Moreno, quien por no cumplir con el tiempo de residencia en el estado, todo el sexenio se la ha pasado como encargada de despacho. La mayoría de los jefes de prensa de las dependencias estatales, al iniciar esta administración, tenían número de teléfono de fuera.

Su último nombramiento, y no por eso acertado, fue su vocero Fernando Mora, oriundo de la Ciudad de México, de quien por cierto su sueño siempre fue ser jefe de prensa en Quintana Roo, pero nadie se había atrevido a nombrarlo, ahora se sabe que era por su ineficiencia. Cómo no mencionar al inolvidable Juan de la Luz Kanfachi, su “súper asesor”.

Pide evidencias

Pese a ello, Carlos Joaquín retó a Antonio Hoy Manzanilla para comprobar “con nómina en mano” que sus afirmaciones son mentiras. Si su oferta es igual a las promesas de campaña ya se pueden sentar los profesionistas, porque como decían en mi pueblo: parados se van a cansar.

El problema de Carlos Joaquín González no es que no sea de Quintana Roo, su problema es que desprecia a los quintanarroenses y más a los de sur, que por cierto fueron quienes le dieron el triunfo. Cuánta razón tenían los nativistas.

Y la historia terminó como siempre, Carlos Joaquín sólo escucha a quienes le dicen lo que quiere oír como el cuento aquel del danés Hans Christian Andersen, del año 1837 y lleva por nombre “El traje nuevo del emperador”, donde nadie se atrevía a decir al soberano que iba desnudo porque sus súbditos le habían dicho que solo los inteligentes podían ver su traje. Ver para creer.

También te interesa: Agoniza la Cruz Roja en Chetumal; no tiene dinero ni para… ¡la nómina!

PAYO OBISPO

De pena ajena la candidatura de Anahí González, quien se ha convertido en el hazmerreír del sur de la entidad, cada vez que da una entrevista comete errores que lo menos que hace sentir a los habitantes del sur es lástima, por el destino que les espera de llegar a ganar la diputación federal por este distrito, que ni conoce ni habita.

Banner Google News

Déjanos tus comentarios