Prospera la delincuencia por falta del alumbrado público

- Advertisement -

Jazmín Ramos | R360

CANCÚN, QRoo.- Cuando las sombras nacen al caer el sol y se esparcen por las colonias populares de Cancún que carecen de alumbrado público, caminar en penumbras se convierte en un peligro latente, pues se corre el riesgo de ser sorprendido por delincuentes que aprovechan la oscuridad para cometer sus delitos.

En Cancún según datos del Inegi y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), se tiene un  registro de 300 colonias, de las cuales el 65 por ciento carecen de luminarias, a pesar de que más de 280 mil clientes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pagan en sus respectivos recibos el 5% del Derecho de Alumbrado Público (DAP).

- Advertisement -

También te puede interesar: Chocan Gobierno federal y estatal por cifras turísticas

El pago de este concepto va destinado a la instalación y mantenimiento de las luminarias, el cual pasa directo a la Tesorería Municipal, unos 135 millones de pesos anuales, sin embargo no existe un reporte del uso de este recurso, mientras las colonias populares en las principales avenidas y calles internas permanecen en  penumbras. Los peatones caminan alumbrándose con sus celulares o con linternas.

Ese es el caso de Francisca Ramírez Medrano, quien vive en la Región 200. Bimestralmente paga 250 pesos por el servicio de electricidad, ahí se incluye el DAP, pero esta mujer, quien trabaja de cajera en la zona hotelera en el turno de la tarde, cuando regresa a casa, tiene que caminar de la parada del transporte público hasta su casa 15 minutos por calles completamente a oscuras.

- Advertisement -

Francisca ha sido asaltada en dos ocasiones formando parte de la estadística de los robos a transeúntes, los cuales, de acuerdo a datos de la Secretaría de Seguridad Pública, se incrementaron en un 20% en los últimos dos años y según al mapa geodelictivo, los atracos a peatones se registran con mayor frecuencia en colonias donde se carece de luminarias.

“A raíz de que me asaltaron, ahora mi esposo viene por mí, me espera en la parada y de ahí nos vamos juntos; él trae un palo para cualquier cosa, es realmente feo tener que caminar con miedo. La primera vez que me atracaron me salió un “chemo” con una navaja y se llevó mi bolsa, afortunadamente no me pasó nada”.

Según una encuesta de la asociación civil Imagen México, la principal queja en el municipio de Benito Juárez con respecto a la infraestructura urbana, es la falta de alumbrado público, ya que no están satisfechos con este rubro, en virtud de que da pie a la inseguridad.

Ese mismo estudio refiere que la falta de alumbrado público es un detonante para las actividades ilícitas, dado que al no haber calles iluminadas, el entorno favorece a puntos de reunión para vándalos y genera escenarios de la delincuencia juvenil, sobre todo para aquellos que realizan delitos como robo a transeúntes, faltas a las moral, riñas callejeras y graffitis.

- Advertisement -

Otra de las regiones con problemas de alumbrado público en Cancún son las 500, desde la avenida Politécnico que es la vía principal hasta sus calles internas, que se convirtieron en un nido de malvivientes, sobre todo aquellas rutas donde las áreas verdes no han sido podadas.

Falta de luminarias en calles de Cancún
Falta de luminarias en calles de Cancún.

Ahí, entre la calle Villas del Mar, rumbo al fraccionamiento Orinoco Sol, Horacio Lagunas Estrada, mesero, camina 10 minutos por una zona verde en completa oscuridad. Las sombras de los árboles generan figuras tétricas; él apresura su paso, se alumbra con su celular, su corazón se acelera y cuando ya está cerca de su casa, respira y se persigna: sabe que llegó salvo.

“A veces la gente piensa que los hombres, por ser hombres, no corremos peligros o que no nos da miedo caminar entre las sombras, pero no es así. El año pasado me asaltaron, eran tres jóvenes, de entre 15 y 18 años, me pusieron una pistola, era día de quincena, me dejaron sin nada; agradecí a Dios que me dejaron vivo”.

Horacio no tiene otra opción que caminar por la misma zona, es el paso obligado, el transporte público lo deja a tres cuadras de su casa, no hay una ruta que lo acerque más a su vivienda, por ello tiene que “hacer de tripas corazón y rifársela cada noche”, a veces su vecino que tiene carro va por él, pero no siempre tiene tiempo.

Con base en cifras de la Secretaria Municipal de Obras y Servicios Públicos, en Benito Juárez el tendido del alumbrado público es de 140 mil luminarias, las cuales el 75 por ciento corresponde a las avenidas principales de la ciudad y de las zonas residenciales; el 25% restante corresponde a colonias populares y anualmente se rehabilitan 95 mil bombillas, pero solo las del primer cuadro de la ciudad.

Pero a pesar de ello, ni el centro de Cancún se salva de la falta de alumbrado público, sobre todo las calles internas de la avenida Yaxchilan, Uxmal y la propia Tulum, donde su callejones están en penumbras. De hecho, hay rutas que llevan al Parque de las Palapas, por donde caminan locales y turistas en la oscuridad, ya que las bombillas no funcionan.

“Yo trabajo en un puesto de quesadillas en el Parque de las Palapas, camino por la calle Alcatraces, ahí no hay alumbrado público. Afortunadamente a mí no me han asaltado, pero a mi amigo Lucas, le quitaron su celular. El iba por el callejón cuando le salieron dos tipo con navaja, le gritaron que les diera todo lo que traía y se dieron a la fuga, cuando llegó al trabajo, su rostro estaba pálido, no traía color en sus mejillas; al tercer día renunció”.

Basados en los informes de gobierno de los últimos tres trienios, la mayor inversión que se ha hecho en alumbrado público fue en el periodo del alcalde Paul Carillo de Cáceres:  destinó 20 millones de pesos en el fluido eléctrico callejero, pero solo se repararon 80 mil bombillas dañadas y se instalaron 389 postes con diseño modernos y de vanguardia  en el arco Bicentenario.

En aquel entonces Carrillo de Cáceres aseguró que para dar mantenimiento al alumbrado público destinaban 8 millones de pesos mensuales, que cada balastra costaba mil 500 pesos y cada foco, 400 pesos. Ahora la Comuna asegura no tener conocimiento de cuál es el costo por dar el servicio a las luminarias, pues el servicio fue concesionado a una empresa en la administración anterior.

En la colonias con mayor rezago que son las 90,  100 y las 200 hay postes a punto de caerse, las bombillas están rotas y las zonas que tiene iluminación son por los focos que encienden los residentes afuera de sus domicilios, con lo cual tratan de amortiguar la falta del servicio, aún cuando pagan en sus respectivos recibos de energía eléctrica el DAP.

“Mi sobrina L.E.Z. fue abusada sexualmente cuando venía de la Secundaria Técnica 25, ubicada al final de la avenida Nicupté, ella estudiaba en la tarde; gran parte de esa avenida hasta llegar a Barrio Maya, carece de alumbrado público. Ella caminaba con sus compañeros pero al llegar a la calle que entronca con Villas del Caribe, quienes la acompañaban siguieron su camino y ella dobló por un callejón que la lleva directo a su casa, en un paraje, ahí la atacaron dos hombres”, contó Claudia Medrano Sánchez.

La joven caminó solo cinco minutos, ese lapso bastó para que cambiara su vida. El callejón completamente a oscuras, solo las tenebrosas sombras le hacían compañía, por más que gritó nadie la escuchó y ahí quedó tirada hasta el siguiente día, cuando algunos vecinos la auxiliaron y la llevaron a su casa.

Casos como el de L.E.Z. son comunes en la colonias populares, en virtud de que el 55 por ciento de las escuelas en Cancún carecen de alumbrado público, de hecho, el propio ex titular de la Secretaría Educación y Cultura en Quintana Roo (SEyC), José Alberto Alonso Ovando, admitió que hay escuelas de las colonias populares que no cuentan con luminarias, pero que es responsabilidad de los directores de cada institución hacer el reporte correspondiente para que las autoridades municipales atiendan el problema que ha generado inconformidad entre los padres de familia.

“Mi hija estudia en el CECyTE Cancún II por la avenida Cancún, la cual no tiene alumbrado público, solo los focos internos de la institución, ella camina 15 minutos para la casa, vivimos en San Bartolomé, al principio se venía sola, pero desde que unos tipos la asaltaron, le pago a un vecino para que vaya por ella”, comentó Onofre Cruz Pérez.

Esa es la pesadilla de los padres de familia, cuyos hijos estudian en el turno vespertino:  estar a la expectativa de si llegarán salvos a sus casas, pues aunque usan transporte, la mayoría tiene que caminar de 5 a 15 minutos a sus hogares, entre calles a oscuras, donde hay lotes baldíos convertidos en basureros y con maleza; ahí se refugian los malvivientes.

Caminar por las calles populares de Cancún, es un un albur, no se sabe que te encontrarás en la ruta: hay balaceras, levantones, atracos y ejecutados. La oscuridad da ocasión a los maleantes, quienes aprovechan la penumbra y se guían por las sombras para atacar a los peatones.

NEGOCIOS DE TRIENOS PASADOS

Las autoridades han convertido el servicio del alumbrado público en un negocio; uno de los casos más sonados fue el de la administración de Gregorio Sánchez Martínez y Julián Ricalde Magaña, este último funcionario de ese trienio, en la que realizaron la adquisición de 16 mil luminarias para alumbrado público con una inversión de 34 millones de pesos. La transacción se hizo con la empresa Luxtronic S.A. de C.V., no obstante existen documentos de que los precios se inflaron hasta en un 100%.

Después se descubrió que las luminarias no cumplían con los estándares de calidad, pues en menos de tres meses éstas dejaron de funcionar, sobre todo aquellas que se instalaron en las avenidas Tulum y Náder.

Falta de luminarias en calles de Cancún
Falta de luminarias en calles de Cancún

En un boletín informativo que la propia empresa difundió en su página www.luxtronic.com.mx dio a conocer que la comuna compró tres tipos de lámparas bajo la categoría A, B y C. Los precios de las luminarias oscilaron entre los mil 700 a 3 mil 500 pesos, pero en el informe no se detalló la diferencia entre las bombillas, las cuales dejaron de funcionar.

Es más, al término de la administración de Ricalde Magaña, se encontró una bodega con lámparas y balastros que nunca se utilizaron, las cuales supuestamente servirían para electrificar las calles.

Actualmente el 65% de las colonias populares se encuentran en penumbras y no hay para cuando se rehabilite el alumbrado público. En el trienio de Remberto Estrada Barba, éste admitió que había sectores como la avenida Politécnico y las Regiones 95 y 96 sin alumbrado público; a más de un año y medio de su salida, esas zonas siguen en las sombras, con la misma empresa responsable del alumbrado público contratada por la administración de Estrada Barba.

Ese es el paisaje de las colonias populares: La penumbra que se entremezcla entre la maleza, sombras que por las luces de los automóviles toman diferentes formas, las cuales le roban el aliento a más de uno: a las mujeres que regresan de sus respectivos trabajos; a los jóvenes que salen de clases enfilando a su hogares y a los hombres que después se su jornada laboral tienen que caminar tramos en la más completa oscuridad ante el asecho de los delincuentes.

Déjanos tus comentarios

- Advertisement -

Quizá te pueda interesar

Síguenos

4,785FansMe gusta
14SuscriptoresSuscribirte

Lo más leído

Recale de sargazo marca un nuevo precedente en Quintana Roo

La temporada de este año ha demostrado ser igual o superior a la de 2018; entre marzo y julio se han captado 28 mil 697 toneladas de sargazo.

Dan a jóvenes de Chetumal un día más de vacunación; inicia en Bacalar

Consulta aquí los módulos donde están aplicando vacunas contra Covid a jóvenes mayores de 18 años en Chetumal y Bacalar.

Amagan taxistas con bloquear la zona hotelera de Cancún… ¡otra vez!

Los taxistas se manifestaron sobre la avenida Bonampak, desde Sayil hasta Uxmal; hoy se reunirán con autoridades del Imoveqroo.
Déjanos tus comentarios
A %d blogueros les gusta esto: