Chetumal, QR.- Visitantes de la zona libre y pobladores de la comunidad de Subteniente López denunciaron que las malas condiciones del primer puente México-Belice representa un riesgo latente para la gente que cruza la frontera.

Este puente tiene poco más de 57 años de antigüedad; fue construido por el Gobierno Federal en 1964.

También te puede interesar: Vacunas aplicadas en la zona libre, sin validez en México: Federación

Los años y la falta de mantenimiento por parte de las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) es visible.

Todos los días vehículos, motocicletas y personas a pie cruzan por este puente fronterizo, al ser habilitado por el momento como la salida de visitantes de la zona libre de Belice.

Hablan pobladores de Subteniente López

Rosaura Morales indicó que se nota la falta de atención del cruce, que en su mayoría es de metal, además del estado de corrosión que salta a la vista, tiembla cuando pasan las unidades motrices, incluso las motocicletas.

Para Felipe Esquivel, quien acudió recientemente a unas compras al “paraíso fiscal”, este puente se ha convertido en un riesgo, pues incluso en las zonas peatonales que son de metal se puede observar huecos ocasionados por el tiempo, sin mantenimiento.

“Es claro que no solo necesita mantenimiento, sino reparación y habría que checar también como están los soportes y considerar que está en una zona húmeda, pues sus bases están a orilla del río Hondo”, mencionó.

El piso del puente, de acuerdo con los pobladores de Subteniente López, tiene aberturas de más de 30 centímetros de largo por 10 centímetros de ancho.

“El viejo puente” o “el puente de Santa Elena” como se le conoce fue cerrado en el año 2007, luego de que se inauguró el puente Chactemal 2, a dos kilómetros de distancia.

El cierre de este cruce generó inconformidad de la población de Subteniente López, pues el nulo tránsito de vehículos y personas provocó una caída en la economía de la población dedicada al comercio menor, pues las ventas se desplomaron alrededor del 90 por ciento.

Fue hasta marzo del 2019 que autoridades de la Comisión de Asuntos Fronterizos y Migratorios del Senado de la República acordaron reabrir el puente.

La SCT, señalan los pobladores, desde hace más de cinco años no da el mantenimiento adecuado y lo último que hizo fue pintar el puente y poner barreras de metal a los costados. Actualmente toda la estructura presenta corrosión y desgaste.

Este 7 de febrero se abren las fronteras completamente México-Belice, por lo que habrá más movimiento de personas y vehículos a través de este viaducto que se utiliza para salida alterna del país centroamericano.

Google News

Déjanos tus comentarios