Dentro de la teoría política e historia de la humanidad, no existía mayor honor para un hombre sabio que formar parte de los consejos de ancianos y tomar las decisiones del pueblo, teniendo en sus manos los destinos de la cosa pública dada su experiencia o conocimiento.

Esto se llevó a cabo con cabalidad en la antigua Grecia y cautivó a la Roma, que de inmediato, como sucediera con sus dioses, fueron tropicalizados y re-bautizados con distintos nombres.

También te puede interesar: Mara Lezama, imbatible con Morena en la elección a Presidente Municipal

Sin embargo, esta figura del consejo de ancianos se encuentra presente casi en todas las tradiciones como los druidas en europa o pandits en la India. Y para poder formar parte de ese selecto consejo se requería de una formación y una experiencia vasta. Era un honor poder formar parte de ese consejo.

Sin embargo, durante el dominio del Imperio Romano, a este consejo se le denominó Senado, derivado de sus raíces “senex” que significa “viejo” y en algunos casos se interpreta como “sabio”.

Y poco a poco, este Senado fue permitiendo el acceso de personajes que no cumplían con esas características dado que los intereses políticos y económicos fueron creciendo y adentrándose en las instituciones públicas, pervirtiéndolas desde adentro.

Importancia del Senado

En México, ser senador de República significa formar parte de un grupo de solo 128 mexicanos que pueden, en su conjunto, permitir o prohibir, incluso, que el presidente de la nación salga del país.

De un cuerpo colegiado de 128 individuos que no solo deciden lo que va a suceder en México, sino que aprueban los tratados internacionales que suscribimos como nación en el plano global.

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

Es decir, que ser senado de la República durante seis años significa poder formar parte de la historia de México, de la historia de México en el mundo, y por ende, de la historia y destino de más de 120 millones de mexicanos.

Sin embargo, para los políticos de Quintana Roo pareciera ser más redituable ser líder de seccional o de un sindicato que ser senador de la República.

Para los senadores de Quintana Roo, pareciera ser de menor jerarquía formar parte de los 2 mil 446 municipiosde este país que conforman la cúpula de los 128 senadores que comparten las riendas de la nación con el presidente.

Le he dado muchas vueltas y no entiendo cómo es posible que algunos sujetos con dos dedos de frente, sentido común, un poquito de decoro y las suficientes neuronas prefieran abandonar un espacio en el Senado de República para buscar una simple presidencia municipal.

También te interesa: Heriberto Núñez Cahuich es el nuevo líder de los taxistas de Cancún

Se me pueden ocurrir muchas ideas, pero ello equivaldría a pensar que esos sujetos no cuentan con los dos requisitos previamente citados, empezando por los dos dedos de frente, y tal vez esa sea la única respuesta para entender que alguien prefiera salir del Senado para irse al rancho…

Banner Google News

Déjanos tus comentarios