En el año 2014 la #Unicef calculaba cerca de 2 millones de niñas y niños víctimas del comercio sexual infantil relacionados al turismo en el mundo, aunque tanto esta organización como la principal red de lucha contra la trata, es decir #ECPAT reconocen que trabajan en función a aproximaciones derivadas de la información incompleta que comparten los mismos organismos de los destinos turísticos, que obviamente no se van a disparar en un pie reportando las cifras reales.

Las organizaciones internacionales señalan que son más los ciudadanos de Estados Unidos y Canadá que aprovechan la vulnerabilidad de niñas y niños en Latinoamérica, como de europeos al sudeste asiático. Tan solo en 2002 en Camboya, una encuesta de #AIDeTouS mostró que al menos en ese año se registraron 4 mil 214 visitas expresamente para turismo sexual infantil.

También te puede interesar: Opinión: el problema de la movilidad y la constitucionalidad

Sin embargo, las cifras aumentan con velocidad, ya que en 2018 de acuerdo con un informe de la #UNODC, 148 países detectaron y denunciaron alrededor de 50 mil víctimas de trata infantil a la vista, considerando que esos delitos son muy ocultos, es claro que el número real de víctimas es mucho mayor.

El turismo sexual en el Caribe

De acuerdo con ese informe publicado en el 2021, en el Caribe, la mayoría de las víctimas detectadas son niñas y mujeres, lo que equivale a 79 por ciento del total de víctimas de trata en la subregión de Latinoamérica. Pero lamentablemente el tráfico sexual de niñas, representan un poco más del 40 por cieto de todas las víctimas.

El Caribe representa uno de los mayores segmentos de explotación y de turismo sexual infantil en crecimiento de todo el mundo según las fuentes consultadas, por lo que debemos alejarnos de la idea de que nuestras cifras son menores, ya que en realidad no estamos tan alejados de Tailandia o Camboya.

Sin duda, la pandemia fue un elemento catalizador de este crecimiento de acuerdo con los expertos, pero por lo visto poco o nada se ha logrado aún en la materia dada la nula información de las autoridades locales y federales, por lo que debemos como sociedad inmersa en uno de los principales polos turísticos del Caribe; redoblar nuestros esfuerzos para combatir y exigir el cumplimiento de acuerdos con organismos internacionales en contra de este terrible mal, para que nuestros niños vivan la vida que merecen y no sigan así, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido.


Fuentes:


Google News

Déjanos tus comentarios