Ha transcurrido más de una semana del inicio de campañas electorales para diputados federales. Las promesas eran de esperarse, lo que no se espera es que digan cómo cumplir sus compromisos.

De inicio, los que ya han iniciado prometiendo caminos, hospitales, escuelas, apoyos económicos, infraestructura pública y hasta empleo, no tienen idea de dónde están parados.

También te puede interesar: Advierten sobre rachas de viento de hasta 60 kilómetros por hora

En el artículo 73 del capítulo II de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se establece claramente cuáles son las facultades del Poder Legislativo Federal y en este caso, de la Cámara de Diputados.

La principal función de un diputado federal, que se establece en la Carta Magna del país, es legislar, es decir, proponer, modificar, crear o aprobar leyes.

Está de más decir lo que en estos momentos hacen durante las campañas los abanderados de los partidos y coaliciones que buscan los cuatro distritos federales en Quintana Roo.

Promesas en campañas

Parece mentira que a estas alturas los candidatos estén recolectando “el sentir y las necesidades” de la ciudadanía en sus actividades proselitistas.

Entre los requisitos para ser diputado federal se pide:

  • Ser ciudadano mexicano por nacimiento
  • Ciudadano de nacimiento de la entidad federativa a la que representa
  • Avecindado con una residencia mínima de seis años

Síguenos en Google Noticias desde tu celular para estar siempre al día

La mayoría de los candidatos, sino es que todos, han presumido ser nacidos en Quintana Roo o tener una residencia mayor de 10 años.

Esta situación hace pensar que conocen los problemas y las necesidades del estado, como participantes de la política, al menos eso se entiende. Lo que no se entiende es el porqué piden a la gente que les cuente sus carencias.

En estos momentos los candidatos deberían estar mostrando y explicando a detalle las iniciativas específicas que ingresarán a la Cámara de Diputados de lograr una curul, no perdiendo tiempo, dinero y esfuerzo redundando en lo mismo.

Intención de las actividades

Por ejemplo, si hay una iniciativa sobre el campo, detallar cuál es el objetivo específico de la iniciativa de ley, qué beneficio tendrá para la población y en qué tiempo, cuántos beneficiados por ello, cómo será el proceso para aterrizar esa ley, cuál será el impacto económico, en su caso, para qué sector de la población será dirigido, por señalar algunas interrogantes.

Desde luego dejar en claro a los votantes cómo le hará para lograr que esa o esas iniciativas sean aprobadas, porque no son solo cuatro diputados, sino 500 en la Cámara Baja.

Las iniciativas ya deberían estar en papel y con ello tratar de convencer al electorado. Ir a un colonia, ciudad, comunidad o municipio, solo para que la gente les diga que no tiene servicios públicos, escuelas, seguridad, centros de salud, apoyos para el campo, dinero o empleo, y no llevar propuestas concretas, es intentar engañarlos de nuevo.

La gente no es tonta sabe y entiende más de lo que los candidatos imaginan, la ventaja o desventaja es que son los que votan.

También te interesa: Quintana Roo, el paraíso del abuso y la impunidad

Payo Obispo

Es una vergüenza que el Congreso del Estado no esté a la altura de las circunstancias que amerita Quintana Roo en estos momentos. Está desaparecido por sus propios errores, hasta a los medios de comunicación que cubrían la escasa e incipiente información, que de ahí se desprende, han sido corridos.

Banner Google News

Déjanos tus comentarios