CANCÚN, QR.- El gobernador Carlos Joaquín González acordó con la administración de Andrés Manuel López Obrador protección para él, su familia y cercanos colaboradores ante una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que involucra sus redes de negocios realizadas al amparo del poder.

El columnista del periódico El Universal, Roberto Rock, en su columna denominada “Quintana Roo: transición podrida”, revela que la UIF, bajo la conducción de Santiago Nieto Castillo, integró un mapa sobre las redes de negocios del gobernador y que el carácter estratégico de la entidad resultó en un pacto político “que diluye” la posibilidad de cargos penales contra el mandatario, sus operadores financieros y prestanombres.

También te puede interesar: Cancelan acto del VI Informe de Carlos Joaquín para proteger su despedida

El periodista advierte que tuvo acceso al expediente de la UIF y señala que especial atención merecían múltiples operaciones inmobiliarias en Quintana Roo y en Yucatán, cuya operación se atribuye a José María Rejón, cuñado del mandatario estatal.

Se menciona en el expediente, según Roberto Rock, el trasiego de fondos en efectivo fuera del estado supervisados por un amigo cercano, empresario regional ligado a una empresa cafetalera.

El reporte de la UIF hace varias menciones de Juan Vergara Fernández, a quien Joaquín González nombró como titular de Finanzas y Planeación, quien estuvo 17 meses a pesar de que lo rodeaba un escándalo por sus ligas con empresas factureras en colusión con Víctor Manuel Álvarez Puga, famoso por estar casado Inés Gómez Montt. El empresario y la estrella televisiva están acusados de lavado de dinero por tres mil millones de pesos y  defraudación fiscal.

Vergara Fernández renunció a su puesto en febrero de 2018 y buscó la candidatura por el PRD para una diputación local, pero fue detenido por lavado de dinero.

Roberto Rock menciona que la sucesora del poblano Vergara Fernández, Yohanet Torres Muñoz, es otra operadora de Joaquín González y a quien el gobernador está tratando de colar en el equipo de la gobernadora electa, Mara Lezama, “para cuidarse las espaldas”.

Torres Muñoz obtuvo la primera plurinominal del PVEM en Quintana Roo, lo que fue visto por diversos analistas locales como una negociación de Joaquín González con ese instituto político, aliado de Morena.

En el interior del equipo de la gobernadora electa se difundió que hubo un negociación dirigida por Artemio Santos Santos para destruir documentación para proteger al gobernador saliente.

Google News

 

Déjanos tus comentarios