CHETUMAL, QR.- Un perro, neveras de una vendedora y un elemento de seguridad fueron el escenario de recepción en la entrada principal de las instalaciones al Congreso del Estado, minutos antes del inicio de la sesión ordinaria de la XV Legislatura de este día.

La sesión se agendó para las 11:00 horas, sin embargo el recinto legislativo se encontraba cerrado. Minutos después se abrieron las puertas mientras se checaban los detalles técnicos para dar inicio.

La espera se prolongó por 43 minutos, tiempo en el que sólo cuatro legisladores, Carlos Mario Villanueva, Leslie Hendricks, Eugenia Solís y Alberto Vado, se encontraban en el interior. No fueron los primeros, antes un grupo de alrededor de 20 integrantes del Club Rotario Internacional en Quintana Roo había ingresado.

Afuera, en el lobby, un stand de médicos atendía a pacientes de sexo masculino como parte de la campaña “Febrero, mes de la Salud del Hombre”. Al tiempo que Silvia de los Ángeles Vázquez Pech y Gabriela Angulo Sauri, arriban a sus curules.

Para la espera, una asistente lleva café a las legisladoras Eugenia Solís y Teresa López Cardiel, pues la mayoría de sus compañeros estaban ausentes y algunos  ni siquiera habían llegado al Congreso del Estado. La diputada verdeecologista, Ana Patricia Peralta de la Peña, se apareció en las instalaciones del bulevar Bahía a las 11:55 e ingresó a su oficina, no sin antes saludar a gente que estaba al paso.

Sin embargo, no saludó a tres personas que también estaban en el lobby, una en silla de ruedas, otra con andadera y una más de la tercera edad, que acudieron a solicitar apoyo. Se encontraban a un costado del acceso a las oficinas de los legisladores.

Una persona con problemas visuales también llega por apoyo y cruza palabras con el guardia de seguridad, sonríe y se aleja, pero no se le permite la entrada a las oficinas de los representantes populares.

En el acceso principal del Congreso del Estado, el perro color café permanece inmóvil, la nevera en su misma posición y el guardia fumando un cigarro. Sale del lugar don Enrique Monroy, agricultor, con un sobre amarrillo en la mano a paso lento y no se le ve contento, pues acudió a pedir ayuda para la perforación de un pozo de agua y del cual apenas inició el trámite.

A las 11:55 en los celulares de los reporteros apenas llega, vía WhatsApp, el orden del día de siete puntos y en el recinto legislativo solo nueve diputados han llegado. A las 12:15 aparece la asistencia de 15 diputados en el tablero electrónico, momento en el que llega la legisladora, Adriana del Socorro Chan Canul, con un vestido blanco con puntos negros que a más de uno llamó la atención.

Dos minutos antes de iniciar la sesión hay un cambio en la agenda: a los diputados se les recuerda la visita del Club Rotario y se anexa un punto para la intervención de la diputada Solís Salazar a propósito del “Día del Movimiento Rotario en Quintana Roo”, el 23 de febrero.

Integrantes del Club Rotario
Integrantes del Club Rotario, en el recinto del Congreso local.

A las 12:25 horas se anuncia el inicio de la sesión ordinaria. Solís Salazar, antes que nada, agradece la visita de los integrantes del Club Rotario, quienes por más de una hora esperaron el inicio de los trabajos legislativos.

Comienza la lectura del orden del día y hace su aparición el diputado Emiliano Ramos con guayabera negra y su bastón, producto de un accidente hace algunas semanas. También llega Javier Padilla Balam, con lo que suman 18 legisladores en el recinto.

Ramos Hernández toma asiento en su curul y bromea con su bastón, a un costado de él Jesús Alberto Zetina Tejero, quien ante la inasistencia a la sesión del presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado, Eduardo Martínez Arcila, aprovechó la ocasión para ocupar su silla.

Legisladores impuntuales

No fueron los últimos legisladores que se sumaron a los trabajos legislativos, a las 12:40 arribaron Fernando Zelaya Espinosa y Yamina Rosado Ibarra.

En el punto 5 Eugenia Solís ofrece unas palabras con motivo del “Día del Movimiento Rotario en Quintana Roo”, y  se lee el punto de acuerdo por el que se solicita las comparecencias de diversas autoridades para que expliquen el incumplimiento de las recomendaciones hechas por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo. Se aprueba con el voto de los 21 diputados al que finalmente llegó el quórum.

Mientras se da lectura al punto siete, Dictamen con minuta por el que se deroga el artículo 135 de la Ley de Hacienda del municipio de Cozumel, las asistentes siguen llevando cafés a las curules. El documento se aprueba por unanimidad y no hubo comentario a favor o en contra.

Ramos Hernández y el diputado Carlos Mario Villanueva Tenorio socializan con otros legisladores. Hace lo propio Raymundo King de la Rosa, a unos pasos su compañera de bancada, Leslie Hendricks Rubio, atiende su celular mientras se come las uñas.

Se acaban los puntos del orden del día y Solís Salazar anuncia la clausura de la sesión a las 13:10 horas.

Al término, más gente llegó a solicitar apoyo a los representantes populares. En el acceso principal del Congreso del Estado, otra vendedora se sumó; el elemento de seguridad se retiró y el perro permaneció en su lugar viendo pasar el tiempo. 

Google News

Déjanos tus comentarios